REINO UNIDO (ADNSUR) - Una joven chef británica saltó a la fama en los últimos días, luego de que se conociera la historia de su extraña enfermedad que, pese a no permitirle comer, no le impide continuar con su pasión por la cocina.

Se trata de Loretta Harmes, quien desde pequeña padeció diferentes problemas de salud de los que los médicos no podían encontrar el motivo.

A los 15 años sufrió anorexia, un trastorno alimentario que la aquejó también durante los últimos años de su adolescencia. Sin embargo, ella nunca dejaba de cocinar. Ni siquiera cuando a los 19 años unos fuertes dolores de estómago no le permitían moverse de la cama.

"Las cosas empezaron a empeorar dramáticamente. No podía comer o ir al baño en absoluto y durante los cinco años siguientes se convirtió en una pesadilla de la que no podía despertarme", recuerda sobre esa etapa de su vida.

Si bien uno de los tantos médicos por los que pasó estaba convencido de que su pérdida de peso se debía a la anorexia, su diagnóstico estaba errado, y culpa de eso Loretta llegó a pesar tan solo 25 kilos, una situación que provocó que se autoobligara a comer para recuperar el peso perdido, aún cuando eso solo le generara dolores y malestares.

Pero tras varios años, en los cuales sobrevivió a base de alimentos líquidos, se develó el misterio que aquejaba a su salud: Síndrome de Ehlers-Danlos,  un grupo de 13 trastornos que afectan el tejido conjuntivo.que en el caso de la joven, afecta al de sus intestinos.

Los síndromes, explicó la BBC, están generalmente caracterizados por articulaciones que se estiran más de lo normal, pieles que se estiran más de lo normal y fragilidad de tejidos. Un efecto secundario de una piel hiperextensible es su apariencia joven y suave. "Mi piel es como una masa de pizza y muy suave", dice Loretta.

Hoy, si bien no puede ni probar sus recetas, no para de ganar seguidores en Instagram, donde su usuario es @nil-by-mouth, que traducido al español significa "la especialista gourmet que no come por la boca".