CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - El Papa Francisco suspendió un encuentro con el clero en Roma en pleno brote del coronavirus en Italia. Según detalló el jefe de prensa del Vaticano, Matteo Bruni, tuvo una "leve indisposición" y que decidió quedarse en la zona cercana a la residencia en Santa Marta para recuperarse. Aclaró, no obstante, que celebró su misa diaria.

Por el momento, no se conocieron detalles de la afección que tiene el jefe de la Iglesia, a quien un día antes se lo vio toser y sonarse la nariz durante la misa del Miércoles de Ceniza.

El Papa tenía previsto presentarse en la Basílica de San Juan de Letrán para reunirse con religiosos romanos y celebrar una misa de penitencia para iniciar la Cuaresma, pero ante su cuadro optó por no hacerlo. Su vocero explicó que el resto de la agenda "procederá regularmente", según publicó TN este jueves. 

En los últimos días tuvo una intensa actividad, que incluyó una audiencia pública general de los miércoles y luego los ritos del Miércoles de Ceniza en una basílica romana. Durante la audiencia se acercó a los fieles en primera fila para darles la mano, besó a un bebé durante su paseo con el papamóvil por la Plaza de San Pedro y al final saludó a varios obispos. Los prelados parecieron evitar besarle el anillo o abrazarlo, como harían normalmente.

El personal médico del Vaticano está disponible 24 horas para detectar posibles casos de coronavirus y se colocaron dispensadores de gel desinfectante para las manos en las oficinas donde trabaja el personal.

El brote del virus en Italia provocó hasta el momento 14 muertos y 528 infectados, según informó el comisionado extraordinario para la emergencia del coronavirus Angelo Borrelli, quien destacó que en la región de Lombardía, la más afectada, se curaron 37 pacientes.

El presidente de la región Attilio Fontana se puso en cuarentena por decisión propia, después de que una asesora de su equipo diera positivo en las pruebas.