Un lavarropa manual con un sistema similar a las máquinas automáticas que se utilizan ahora, una escardadora de lana para rellenar las almohadas con lana de ovejas en tiempos en que no existían las fabricaciones chinas, y un conjunto de capuchones que parecen ser ideales para guardar lápices, pero que sirvieron alguna vez para fabricar velas con grasa de de capón. 

Estos antiguos pero llamativos objetos, que a simple vista muestran su gran utilidad que tuvieron en el pasado, son algunos de las cosas que se pueden apreciar y conocer en el Museo de los Colonos Boers que se encuentra en Rada Tilly, pero que muy pocos conocen.

El mismo pertenece a la Asociación Sudafricana de Comodoro Rivadavia, y se encuentra en el interior de la sede que esa colectividad tiene en la villa balnearia, a metros del hospital de la localidad, sobre calle Colhue Huapi 490.

Allí, hace unos años, cuando finalizó la construcción del edificio, las autoridades de la institución montaron un pequeño museo, recolectando fotografías y objetos antiguos que fueron cedidos por familias boers.

Así, se puede ver el lavarropa que a principios del siglo XX usaba la familia de Donaldo Cleland, un baúl utilizado a principio de 1900 por la familia de Florencia Elvira Llames, o la verdulera que Abraham Schlebush tocaba en los Boer Sport que hasta hace pocos años se realizaban en Sierra Chica, un remoto lugar de Chubut donde está comunidad intercambio experiencias y mantuvo sus tradiciones a través de un encuentro anual que combinaba música, deporte y juegos.

El Museo de Rada Tilly que recuerda la historia de los primeros boers que llegaron a Comodoro

Allí incluso están las que quizás sean las únicas fotografías de los esclavos de color que llegaron con los colonos a principio de siglo. Damboy y Kokulás, tal como ya te contamos en ADNSUR, quienes llegaron a Argentina como hombres libres junto a las familias Myburg y James Wright, respectivamente.

Según cuenta la historia, ellos por su calidad de sirvientes no podían acceder a la tierra, por lo que siguieron cerca de los colonos boers y se convirtieron en expertos peones, trabajando para sus patrones y cuidando a los niños. En el Museo dos fotos recuerdan sus figuras, dando testimonio también de lo que fue su llegada a estas tierras de inmigrantes.

El Museo de Rada Tilly que recuerda la historia de los primeros boers que llegaron a Comodoro

Allí también se puede conocer parte de la historia de Adela Small, la primera partera titulada que tuvo Comodoro Rivadavia, y primera mujer sudafricana con ciudadanía argentina. 

Cuenta la historia que a los 16 años tuvo sola a su primer hijo, ya que su madre no alcanzó a llegar del campo. Ese hecho la marcó tango que dedicó su vida a los nacimientos, atendiendo a mujeres en sus casas y luego en su consultorio, ubicado en calle Mitre, frente a la Asociación Española. Más tarde abriría una pequeña clínica en calle Ameghino, donde hoy funciona Clínica del Valle. Incluso, en el pequeño museo hoy se puede ver la placa que identificó el ingreso de ese lugar.

El Museo de Rada Tilly que recuerda la historia de los primeros boers que llegaron a Comodoro

Por supuesto, como en todo museo, no faltan fotografías de aquellos primeros antiguos pobladores. Una muy llamativa muestra a Piet Piennar con un ejemplar de Puma en la zona de Pico Salamanca. La misma data de 1904 y adorna un tapiz donde se puede ver la huella de los oficios que realizaron los primeros colonos, aquellos inmigrantes que llegaron a partir de 1902 como consecuencia de la Segunda Guerra Anglo-Bóer, conflicto que derivó en una masiva inmigración de familias de origen boer o afrikáans.

Ese proceso migratorio se extendió hasta 1908, cuando llegaron alrededor de 600 colonos que se dedicaban principalmente a la producción de lana y en menor medida a la actividad agrícola.

Toda esta historia se refleja en el pequeño museo, que guarda consigo parte de la vida de tradicionales familias de Comodoro Rivadavia y Rada Tilly, que aún hoy, en pleno siglo XXI, siguen difundiendo la historia y costumbres de estos inmigrantes que dieron vida al poblado y los campos de alrededores contribuyendo al crecimiento de la ciudad.

El Museo de Rada Tilly que recuerda la historia de los primeros boers que llegaron a Comodoro
¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!