COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – El gerente Comercial Administrativo de la Sociedad Cooperativa Popular Limitada de Comodoro Rivadavia,  Ezequiel Forner explicó la difícil situación que atraviesa la institución como consecuencia de  la desactualización del  cuadro tarifario " por debajo de los costos y de los índices de inflación vigentes".

Forner explicó que a esta situación, se sumó un pronóstico complejo dada la coyuntura y las finanzas de la empresa.  "Todo apunta al rebalanceo de tarifas, con aumentos segmentados a cada sector social. La alternativa es arriesgarse a que las fiestas las pasemos sin agua o sin luz", dijo, mientras indicó que la demora en la actualización de tarifas "ha limado el equilibrio económico y financiero porque nunca se otorgaron los costos reales".

Asimismo planteó que el fuerte déficit operativo de la institución fue generado a partir de que en los últimos 10 años “las tarifas han crecido por debajo de los costos del servicio y de la inflación”. Además sostuvo que este escenario desencadenará en breve "una situación insostenible".  Y agregó que "el concedente (el municipio) tiene una responsabilidad ineludible aquí".  Mientras estimó el retraso acumulado en la tarifa eléctrica en un "65 por ciento y de un 85 por ciento en saneamiento. Sin embargo, el aumento sería de acuerdo al sector social de los usuarios, tal como propuso la Secretaría de Energía de  la Nación".

Y en consonancia con el pedido de la concejal Viviana Navarro, sobre la necesidad de proyectar políticas de sustentabilidad para la SCPL, precisó que “el ajuste de tarifas por debajo de la inflación de servicios mayoristas y de la inflación de materiales y salarios ha llevado a un déficit operativo muy importante, que se ha podido financiar con el endeudamiento ante CAMMESA, que es el mayorista de energía. Esos costos han impactado tanto que hoy ya no alcanza, aunque no paguemos la energía mayorista. El déficit se ha tornado insostenible”.

Respecto de la deuda de la SCPL ante CAMMESA, que hoy supera los 4.000 millones de pesos, afirmó que “ahora ya ni siquiera alcanza con no pagar el consumo mensual de energía. El déficit actual supera los 130 millones de pesos”. Y destacó que “hay una parte de deuda con el mayorista que está en un plan de pago (anterior al año 2016) y eso no se puede dejar de pagar. Pero luego vamos haciendo pagos parciales del consumo corriente, para evitar el embargo de cuentas, como pasó en algún momento. Algo siempre pagamos, pero trato de explicar que aunque no se pagara nada, no podríamos compensar el déficit”.

Incluido un rebalanceo de tarifas, se daría inicio al proceso formal de ajuste, que incluye la presentación de análisis y estructuras de costos ante el Ente de Control de Servicios  Públicos y otros organismos que deben intervenir en la evaluación, previo a su llegada al Concejo Deliberante.

“Nosotros estamos hoy abajo en costos operativos en un 65 por ciento en energía y 85 por ciento en saneamiento, eso sería el ajuste macro. Sin embargo, en base al espíritu cooperativista, tendremos que hacer un rebalanceo, para proteger a los sectores sociales más vulnerables: esto haría que el aumento para algunos pudiera ser de tan sólo un 10 por ciento”, sostuvo.

El incremento de tarifas por segmento social es una línea emanada de la Secretaría de Energía de la Nación, ya que así lo había anticipado el titular de esa dependencia nacional, Darío Martínez, semanas atrás. Forner planteó que un panorama en el que existen "50 millones o más mensuales en subsidios no recuperados por costo de subsidios a sectores sociales a los que hoy se les vende energía a tarifas por debajo del promedio, como pueden ser jubilados, electro dependientes, etc., genera un costo adicional no recuperado que incluye pérdidas por asentamientos que la SCPL no deja de abastecer, pero bajo ningún punto de vista es responsable de su existencia".

Agregó que “nosotros cumplimos con esa normativa, pero los subsidios nunca han llegado. Ni Nación, ni Provincia o Municipio han contribuido con estas prestaciones, precisó. A grandes rasgos, a partir de las pérdidas no técnicas en asentamientos que nos han exigido que les brindemos servicios, más los subsidios a jubilados y otros sectores, estamos por arriba de 50 millones de pesos por mes”.

Recientemente hubo una reunión, vía remota, convocada por autoridades de la Secretaría de Energía de la Nación en la que participaron 22 distribuidoras, en su mayoría cooperativas del interior del país.

“La situación común es que el sector no ha podido ajustar tarifas en función de los costos, es decir que no es un problema sólo de Comodoro Rivadavia. La gente del organismo se vio bastante sorprendida de la situación, porque se apuntaba al reperfilamiento de la deuda con CAMMESA. Pero todos planteamos que si no hay sustentabilidad  económica operativa, será imposible pagar el corriente y mucho menos la deuda. No hay otra variable que la actualización de tarifa, más teniendo en cuenta el retraso de los últimos años, que ha limado el equilibrio económico financiero, porque nunca se dieron los valores adecuados a los costos reales”.