ESTADOS UNIDOS - Dos gatos domésticos dieron positivo en las pruebas de COVID-19, convirtiéndose en los primeros casos de mascotas detectados en Estados Unidos, informaron este miércoles las autoridades sanitarias de Nueva York​.

De acuerdo a la información publicada por Clarín, ambos animales viven en zonas distintas del estado neoyorkino, epicentro actual de la pandemia no solo en EE.UU sino a nivel mundial. Los felinos presentan problemas respiratorios leves y se espera que se recuperen pronto, según un comunicado del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC en sus siglas en inglés) y los Laboratorios de los Servicios Nacionales de Veterinaria del Departamento de Agricultura.

El comunicado destaca que se han detectado infecciones del virus SARS-CoV-2 en "muy pocos" animales en el mundo, y que la mayoría tuvo contacto con personas contagiadas con el nuevo coronavirus.

En uno de los casos encontrados en Nueva York, un veterinario practicó la prueba al gato al observar problemas respiratorios, pero no se ha confirmado que ninguna de las personas que residen en la casa donde vive el animal tenga COVID-19.

Las autoridades sostienen que ese gato pudo haber sido infectado por habitantes de la vivienda asintomáticos o con síntomas leves, o tras haber estado con contacto con alguien contagiado de fuera de esa casa.

Del mismo modo, se tomaron muestras del segundo gato después de que presentara problemas respiratorios, aunque en este caso su dueño dio positivo en las pruebas de COVID-19 antes de que el animal mostrara síntomas. Otro gato que reside en esa misma vivienda no ha presentado síntomas.

Los dos animales infectados dieron positivo en un laboratorio veterinario privado, que envió los resultados a las autoridades estatales y federales, que más tarde practicaron de nuevo las pruebas a los animales para confirmar si eran casos de coronavirus.

En el comunicado, las autoridades subrayaron que "no hay pruebas de que las mascotas desempeñen un papel en la diseminación del virus en EE.UU., por lo que no está justificado que se adopten medidas contra los animales de compañía que puedan comprometer su bienestar".

Por último, el doctor Casey Barton Behravesh del Centro de Control y Prevención de Enfermedades, señaló "no queremos que la gente entre en pánico, ni que le tenga miedo a sus animales o que acudan en masa a realizarles pruebas. No hay evidencia de que las mascotas sean un factor en la propagación de esta enfermedad a las personas''.

De todos modos, los especialistas recomendaron que por el momento los dueños eviten que sus mascotas interactúen con personas o animales fuera de sus hogares.