RÍO GALLEGOS (ADNSUR) - Brianna Franccesca nació en la madrugada de este miércoles en el baño de su casa, en el barrio 499 de Río Gallegos. Pesó más de 3 kilos, y tanto ella como su madre están en perfecto estado de salud en el hospital de esa ciudad santacruceña. 

"Se anticipó", contó el padre y agregó: "La madre tenía la orden de internación para el lunes, pero podía nacer en cualquier momento". Se estaban preparando para ir al hospital y ella tenía muchos dolores, pero no llegaron. 

Justo en ese momento, un grupo de policías de la Comisaría Tercera de Río Gallegos realizaba un patrullaje de rutina por las calles del barrio. Fue allí que observan al hombre que los llama pidiendo ayuda urgente en el pasaje Laura Vicuña. Cuando arribaron, les dijo que su pareja había dado a luz en el baño de la casa.

Dio a luz en el baño de su casa y fue asistida por un grupo de policías en Río Gallegos

Según destacó La Opinión Austral, la sargento Patricia Devizenzi, el cabo 1° Oscar Morales, el cabo Hector Naranjo y el agente Jonathan Ruiz se bajan del patrullero y llaman de inmediato a la ambulancia, mientras se dirigen al baño de la vivienda donde se encuentran con la madre y el bebé en sus brazos, aún con el cordón umbilical sin cortar.

Los uniformados siguieron el procedimiento. Cortaron el cordón a la criatura recién nacida, previo a atar un extremo con un cordón del borcego de Ruiz, y el padre alcanza a los demás efectivos una tijera desinfectada con alcohol para realizar el corte.

"Igualmente en 10 minutos llegó la ambulancia al lugar", relató el sargento Ariel Ruarte, papá de la beba, en una entrevista con LU12 AM680. Resulta que tanto el papá como la madre de la beba (Carina Mansilla) pertenecen a las fuerzas de seguridad. Ya en la vivienda, el personal médico coloca un precinto en el cordón de la pequeña y la trasladan junto a la madre directo al Hospital Regional.

"Justo vi al móvil policial, es como que justo tenía que pasar", sostuvo Ariel en contacto con la radio. "Nos estábamos preparando para ir al Hospital, tenía muchos dolores y había roto bolsa".

"Yo la recibí, la tenía afuera, y con la mamá la cubrimos bien y la envolvimos", detalló y señaló que será una anécdota que jamás olvidará. Además destacó el hecho de que "no estaban tan escarchadas las calles, para que llegara más rápido" la ambulancia.