COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – Pablo Soto es docente, poeta, amante de la literatura y la música. Y hace unos meses comenzó una columna en La Posta Radio, el programa matutino de la primera radio digital de Comodoro Rivadavia.

En el micro “Poesía virus” vincula poemas y canciones con el objetivo de “hacer de la poesía un hábito cotidiano”, entre lo nuevo, lo clásico y lo vanguardista.

Este lunes eligió un poema con una gran connotación histórica para la ciudad, un privilegio para los amantes de la literatura.

En el Día del lector en Argentina, fecha que se instauró en 2012 en homenaje al nacimiento de Jorge Luis Borges, Pablo leyó “Jardín”, cuento que el autor de “El Apelph” escribió en Comodoro; una historia que pocos que conocen, pero que en 1998 quedó plasmada en “La Novela de Borges”, un libro escrito por Angelina Covalschi, autora de grandes obras, entre ellos “Más fuerte que el fuego” que relata la vida y obra del padre Juan Corti.

Jardín dice:

“Zanjones,
sierras ásperas,
medanos,
sitiados por jadeantes singladuras
y por las leguas de temporal y de arena
que desde el fondo del desierto se agolpan.
En un declive está el jardín.
Cada arbolito es una selva de hojas.
Lo asedian vanamente
los estériles cerros silenciosos
que apresuran la noche con su sombra
y el triste mar de inútiles verdores.
Todo el jardín es una luz apacible
que ilumina la tarde.
El jardincito es como un día de fiesta
en la pobreza de la tierra”.
Yacimientos del Chubut, 1922

Jardín fue publicado en “Fervor de Buenos Aires”, el primer libro de poesía de Borges. Pero no fue lo único escrito que creó en ese verano de 1922. Según contó Soto, en su columna radial, también dejó como legado un ensayo filosófico sobre el paisaje.

UN VÍNCULO ETERNO

La visita de Borges quedó plasmada en el libro que en la década del 90 escribió Angelina Covalschi, quien tuvo la oportunidad de conocer al escritor más grande que dieron estas tierras.

Cuenta Covalschi que la noche previa a conocer y entrevistar a Jorge Luis Borges en su cabeza deambularon diferentes preguntas para hacerle. Tenía solo 19 años y la oportunidad de hacerle una pregunta al consagrado autor; una inminencia en el mundo literario.

Angelina decidió indagarlo sobre su reciente visita a oriente: las sensaciones que le había dejado ese viaje, evitando a hablar de la sensación visual.

Es que por ese entonces Borges casi no veía. Sin embargo, con sus otros sentidos podía describir el mundo, tal como lo hizo durante su vida.

Angelina Covalschi en 1998 escribió un libro sobre Borges. En uno de sus capítulos habla sobre la visita del autor a la ciudad, mezclando realidad con ficción.
Angelina Covalschi en 1998 escribió un libro sobre Borges. En uno de sus capítulos habla sobre la visita del autor a la ciudad, mezclando realidad con ficción.

Ese día, el vínculo de la escritora sarmientina con el autor de "La Biblioteca de Babel" se selló para siempre.

Desde entonces Angelina se dedicó a estudiar en profundidad a Borges y un día se dio cuenta que tenía muchísimo material sobre el autor y decidió escribir una novela que mezcla ficción con algunos datos de la realidad.

Para ella fue una experiencia única. “La novela de Borges para mí fue la experiencia más importante desde el punto de vista de la construcción integral de una novela en todo su proceso. A partir de ese encuentro que tuve a los 19 años todo lo que encontraba sobre él iba a parar a mi escritorio. Todo lo guardaba, durante mi carrera de Letras siempre elegía trabajar sobre él, hacia seminarios. Era una obsesión y un buen día me di cuenta que tenía toda una novela escrita con todos los trabajos que había hecho y eso estaba ahí sobre mis cajones”, contó este lunes a ADNSUR.

Covalschi decidió escribir en primera persona, mezclando datos de la realidad con ciencia ficción, imaginando cómo podría haber sido su nacimiento, su infancia, los juegos con su hermana, su adolescencia.

“Fue algo audaz desde el punto de vista literario”, recuerda la autora. “Escribí sintiendo como si fuera Borges, sintiendo en sus huesos y en algún momento hasta cerrando los ojos para percibir con el resto de los sentidos. Es una novela que amo muchísimo”, admitió.

La Novela de Borges tuvo una primera edición exitosa y Angelina decidió lanzar una segunda e incluir un capítulo sobre el paso del escritor a la ciudad. Así la visita de Borges quedó plasmada en la literatura regional, toda una historia que este lunes reflotó, entre la radio, la poesía y los libros, parte de la vida de este yacimiento petrolero que se hizo ciudad.