Un hecho impactante se produjo en las últimas horas en Rusia, luego de que un hombre que había descubierto a su amigo abusando de su hija lo obligara a cavar su propia tumba para luego matarlo y enterrarlo en ella.

El suceso tuvo su inicio cuando Vyacheslav M,, trabajador de una fábrica de 34 años, se encontraba mirando imágenes en el teléfono de su amigo de 32, identificado como Oleg Sviridov, y descubriera un video de su hija, de 8 años, siendo violada.

Sviridov logró escapar y Vyacheslav dio aviso a la policía, pero era tal el enojo con su amigo, quien había cuidado de la menor en reiteradas oportunidades, que lo encontró antes que las fuerzas de seguridad.

Según confesó la mujer del asesino, una vez atrapado Sviridov lo llevó hasta un bosque durante la noche con una pala, donde lo habría obligado a cavar una fosa.

Sin embargo, Vyacheslave dijo a los investigadores que la víctima había caído cerca de un cuchillo tras una pelea, y decidió quitarse la vida.

Ahora el padre de la menor se encuentra bajo arresto domiciliario a la espera de un juicio que lo podría condenar a 15 años de prisión, pero los lugareños lo defienden alegando que solo realizó un acto de justicia al quitarle la vida a un pedófilo.