COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Marisol Ramírez tiene 29 años, es madre de dos hijos y la impulsora de Mujeres Activistas del Sur, una agrupación sin fines de lucro que busca ayudar y acompañar a mujeres que han sido víctimas de abuso sexual.

En marzo ella denunció que fue violada por un sargento de la Policía del Chubut mientras cursaba en la Escuela de Policías. El hecho tomó estado público, pero lejos de quedarse con el dolor decidió ayudar a otras víctimas a superar lo que ella misma pasó.

Cuenta Marisol a ANDSUR que una adolescente, quien se animó a denunciar su abuso luego de haber escuchado su historia, fue el motor para comenzar a ayudar a quienes pasan por ese tormento.

“A raíz que mi caso se hizo tan conocido, las víctimas me empezaron a contactar por Facebook. Me contaban sus situaciones. Yo en ese momento todavía estaba recuperándome, saliendo adelante, pero me tocó el caso de una nena, menor de edad, que no tenía el acompañamiento de la mamá y no tenía papá. Ella estaba sola afrontando el proceso judicial y fue ahí cuando decidí hacerme cargo por la falla del sistema, porque yo lo viví en carne propia”, cuenta.

El caso que relata Marisol es de una adolescente de 17 años que fue abusada por su padrastro desde los 4 hasta los 7 años. Recién en este 2020, luego que conoció el caso de la protagonista de esta historia, se animó a denunciar los abusos y por estos días se encuentra con tratamiento y contención.

Su caso es solo uno de los 25 que la incipiente ONG ya tiene en sus registros. Según cuenta Marisol, hay de todo: desde abusos sexuales infantiles hasta casos en que las víctimas son mayores de edad; la mayoría de Comodoro, pero también uno de Esquel y otro de Trelew.

Marisol ya no está sola. Un estudio jurídico acompaña a la agrupación que también cuenta con el apoyo de dos psicólogos sociales, una psicóloga, tres docentes, un ayudante terapéutico y hasta una escribanía que colaboró con la conformación de la asociación civil.

Denunció que un sargento de policía la violó y ahora creó una agrupación para ayudar a víctimas de abuso

En el último mes el grupo mantuvo diferentes reuniones, entre ellas con Sirley García, de la Secretaría de la Mujer de la Municipalidad de Comodoro Rivadavia y el fiscal Martín Cárcamo, titular de la Agencia de Delitos Sexuales del Ministerio Público Fiscal.

“A Cárcamo le preguntamos por casos que están frenados hace más de un año. Pero él nos contaba que hay falta de recurso humano, que no hay psicólogos forenses, que solo hay dos para todos los casos de Comodoro, Camarones y otra ciudad más. Pero la cantidad de casos que hay es terrible. Hace dos días me tocó acompañar a una mamá con sus dos chiquitos que eran abusados por su padre biológico, algo constatado por los médicos y denunciado. La situación es gravísima”, aseguró.

El objetivo de la asociación es poder ser un puente entre los distintos organismos del Estado para que los procedimientos sean más llevaderos y las víctimas puedan ser contenidas. 

“Queremos asistir y ayudar a la Fiscalía en los casos. También estamos con la secretaría de la Mujer. El próximo objetivo es conseguir un espacio y seguir acompañando, asistiendo, colaborando con todas las instituciones intervinientes, porque por ejemplo notamos que no hay comunicación entre la Comisaría de la Mujer y el hospital”, indicó.

Denunció que un sargento de policía la violó y ahora creó una agrupación para ayudar a víctimas de abuso

El próximo 19 de noviembre, el grupo de Mujeres Activistas del Sur marchará por las calles de la ciudad. Será en el marco del Día Nacional y Provincial de Prevención del Abuso Infantil, “los silenciados”, como dice Marisol.

“Yo digo que los niños abusados son los silenciados, porque es como que la problemática está invisible, como que es algo que no pasa. Esto es algo que en muchos casos se silencia por el secreto familiar, porque se supone que no tendría que existir. Pero generalmente sucede dentro de los ámbitos familiares y lamentablemente no se habla. Y a eso se suma esta carencia de falta de profesionales. Ese día vamos a dar una charla de concientización para visibilizar a donde pueden recurrir, vamos a hacer una pequeña marcha hacía la Fiscalía y vamos a estar regalando pañuelos, entregando volantes con la información, mostrando que las víctimas ya no están solas”, sentencia Marisol, quien decidió transformar el dolor en fuerza y salir a la calle a ayudar a quienes lo necesitan.