Jorge Ríos, docente de la Escuela 7717 de barrio Stella Maris, planteó que la comunidad educativa está movilizada por los importantes problemas edilicios de ese establecimiento. “Estuvimos dando clases desde que volvimos a la presencialidad en burbujas, pero dos semanas después del receso invernal dijimos que no se podía seguir en esas condiciones”, planteó.

Ríos detalló además que el equipo docente y directivo hizo un relevamiento en base a la ley I número 660 de “Escuelas dignas y seguras”, que establece una serie de 12 puntos a verificar que determinan si una escuela puede estar abierta o cerrada.

“Se ha acercado un funcionario de Obras Públicas y dijo que ‘la escuela no se iba a caer al menos’, esa es la garantía que nos dieron de palabra, que no se iba a derrumbar pero que iban a empezar las reparaciones hace 3 semanas atrás”, detalló, en diálogo con Periodismo de 10.

Denuncian serios riesgos en la Escuela N° 7717 del barrio Stella Maris

Ríos también recordó que el 15 de abril se anunció desde el gobierno provincial una licitación por 131 millones de pesos, para construir un nuevo edificio y refaccionar el edificio de la Escuela 7.702, “pero no se empezó la construcción y tampoco nos han reparado este edificio”.

“Hundimiento de piso, rotura de estructura y un inodoro con balde”

Al enumerar algunos de los problemas más visibles, el docente detalló que en la sala de Biblioteca “el piso se hundió 10 centímetros”, por inestabilidad de los suelos, lo que transmite movimientos a toda la estructural “y las ventanas empezaron a estallar. Por este mismo problema, las puertas de emergencia se trabaron; después hay rajaduras en las paredes, en los baños quedaba un solo inodoro al que no le funciona el depósito de agua, hay que llevar un balde para limpiar. Así estábamos funcionando”.

Pese a verificar esas condiciones, desde Obras Públicas se les indicó que la escuela podía seguir funcionando, según precisó Ríos, lo que también fue verificado junto al nuevo delegado administrativo.

Denuncian serios riesgos en la Escuela N° 7717 del barrio Stella Maris

“Nosotros queremos volver a la presencialidad, al igual que otras escuelas, queremos reencontrarnos con nuestros estudiantes, pero no en estas condiciones”, insistió. “Siempre pusimos la mejor actitud, porque desde inicios de años no tendríamos que haber dado clases, pero lo hicimos por las promesas de que las reparaciones iban a empezar. Esto es peligroso porque cualquier desprendimiento puede caer sobre un alumno, un docente o personal administrativo, todos corremos peligro”.

En los próximos días convocarán a una movilización de todo el sector docente y la comunidad educativa, “porque el domingo se abrió la escuela para la votación y es algo muy contradictorio, esto ya lo están denunciando también los padres: todos pedimos lo mismo, una escuela digna y segura para volver a la presencialidad”.