El último campeón de Pasapalabra, Brian Parkinson, recibió un total de 1.760.000 pesos por quedarse con el Rosco tras presentarse durante 53 programas en eltrece.

Tal cual lo exige la Ley 20.630, sancionada en 1974 en el país, todos los “premios ganados en juegos de sorteo” conllevan el pago de un impuesto específico.  En el caso de sorteos, loterías y apuestas, el porcentaje es de 27.9 por ciento del premio obtenido, lo que puso en alerta a los televidentes que siguen este programa.

Sin embargo, el pago de impuestos se exige en aquellos casos en los que interviene el azar, como la Quiniela o el Telekino, según lo aclara el artículo 2 del decreto 668/74.

En esos casos, los ganadores deben resignar este 27,90% del monto obtenido. “Los premios de juegos que combinan el azar con elementos o circunstancias ajenas a éste, tales como la cultura, habilidad, destreza, pericia o fuerza de los participantes, solo se considerarán alcanzados por la ley si la adjudicación de los mismos depende de un sorteo final”, aclara el artículo 3.

De esta manera, dado que en el caso de Parkinson no intervino el azar en ninguna instancia, el ganador no deberá abonar un impuesto específico, aunque sí deberá declarar y justificar el ingreso en su patrimonio.