Durante la reunión del comité de cuenca realizada este martes con modalidad semi presencial, se expusieron las medidas que el Instituto Provincial del Agua (IPA) busca aplicar con la ley de Emergencia Hídrica. Además, se describió la obra del azud derivador del lago Fontana como una de las soluciones de mediano plazo, que busca atenuar las pérdidas por evaporación. Por otra parte, desde la SCPL se detallaron los trabajos paliativos que se requieren para garantizar el abastecimiento de agua a 400.000 habitantes durante el próximo verano.

El presidente del IPA, Nicolás Cittadini, explicó que los medidores y compuertas que se propone instalar en los canales de riego, tal como prevé el proyecto de emergencia hídrica, permitirán la mejor regulación del recurso, pero aclaró que “no significa cortar el riego para el uso productivo”, sino reducir las erogaciones en épocas de menor necesidad, para asegurar que el curso de agua llegue hasta su finalidad principal, que es el lago Musters.

También enfatizó la importancia de los sistemas de medición que se prevé instalar, como parte de la normativa de emergencia, en los canales de riego de la provincia. Asimismo, detalló las notificaciones a productores rurales para actualizar los permisos de usos de agua, al igual que a los distribuidores representados por las cooperativas de servicios.

Desde el Concejo Deliberante de Sarmiento, hubo consultas hacia la SCPL de Comodoro Rivadavia, para conocer las mediciones de la entidad sobre los usos de agua extraída del lago Musters. Los representantes de la cooperativa respondieron que el caudal extraído diario es de 1,5 metro cúbico por segundo, sobre un caudal actual de 50 metros cúbicos por segundo que ingresa al lago a través del río Senguer.

Los representantes de la entidad comodorense expusieron los trabajos necesarios para mantener el funcionamiento del sistema acueducto, para el caso de que durante el verano, el nivel del lago Musters descienda por debajo de los niveles operativos. Si bien las nevadas y lluvias de la última semana trajeron algo de alivio y levantaron considerablemente el nivel sobre las tomas, se indicó que se apunta a garantizar que el sistema de bombeo actual pueda seguir trasladando el mismo caudal que se transporta diariamente, sin incrementar el caudal.

“El sistema está limitado por la capacidad de potabilización y por el caudal que pueden transportar los caños  –indicó el ingeniero Suazo-, no podemos incrementar la cantidad de agua extraída; pero lo que podría pasar si las tomas quedan por debajo del nivel operativo, no es que se va a parar a cero el bombeo, pero se va a ver más limitado y tendríamos que hacer cortes para sostener el abastecimiento a las 4 ciudades”.

Esa precisión se dio ante el reclamo del intendente de Sarmiento, Sebastián Balochi, quien reiteró que su localidad tiene una postura contraria a realizar nuevas obras para incrementar la extracción de agua desde el lago Musters.

La obra del Fontana ya tiene Estudio de Impacto Ambiental

Además de los problemas de coyuntura por la sequía que atravesó la región durante el último año y las mayores temperaturas que se pronostican para el próximo trimestre, durante la extensa reunión se abordó lo inherente al proyecto de la presa del lago Fontana.

Cittadini explicó que el proyecto ejecutivo ya está cargado en el sistema de Obras Públicas de Nación, mientras que el Estudio de Impacto Ambiental ya está disponible para su análisis en el Ministerio de Ambiente de la Provincia. La audiencia pública para su tratamiento debería convocarse a mediados de septiembre, cumplido el plazo legal desde la publicación de los edictos respectivos.

“No es la única solución al problema –advirtió el presidente del IPA-, esta obra no va a servir si no avanzamos en el uso racional de un recurso que es crítico en todo el mundo”, enfatizó, tras destacar también las campañas de concientización para usos eficientes del agua por parte de todos los sectores.

La obra tiene un presupuesto actual del orden de los 800 millones de pesos y se estima que el tiempo de construcción podría llevar hasta 3 años.

Una vez concluida la etapa de análisis del impacto ambiental, se estaría en condiciones de firmar el convenio con Nación para avanzar en el proceso licitatorio. La presa, de 9 metros de altura, fijará unas compuertas de regulación en la salida de agua desde el lago, cuya cota podría elevarse hasta 1 metro como máximo en la época invernal, a fin de resguardar el agua y regular su salida a medida que se necesite, atenuando las pérdidas por evaporación.

“Se evaporan 10 acueductos por día”, estimó Daniel González, subsecretario de Ambiente del municipio de Comodoro Rivadavia. Fue en referencia a los volúmenes que se pierden por evaporación, lo que significaría alrededor de 1,2 millón de meteros cúbicos evaporados en forma diaria.

La reunión se prolongó durante más de 4 horas, tras iniciarse pasadas las 14 horas, lapso en el que hubo una serie de exposiciones y planteos vinculados a la necesidad de mejorar los controles y distintas propuestas de adoptar las acciones de fondo vinculadas a la necesidad de hacer un uso eficiente de un recurso cada vez más crítico.