ESPAÑA (ADNSUR) - Si bien el coronavirus no es una enfermedad de transmisión sexual,  sí expone al contagio a través de las vías respiratorias, por lo que la Agencia de Salud Pública de Barcelona, España, elaboró una guía con una serie de recomendaciones para mantener relaciones sexuales seguras en tiempos de pandemia.

“Sabemos cómo reducir las infecciones de transmisión sexual con los preservativos y las vacunas, y a veces, en el caso del VIH, con tratamientos preventivos. Ahora tenemos que ser también conscientes de que el virus de la COVID-19 se transmite por vía respiratoria”, señalaron.

Es fácil exponerse a la respiración o la saliva que sí transmiten el virus, por eso, una de las principales recomendaciones es la de no besar ni intercambiar saliva con personas con las que no se convive. Si se mantienen prácticas de sexo oral-anal se recomienda usar preservativos o barreras dentales.

Los investigadores en China descubrieron que el coronavirus puede permanecer en el semen. Si bien esto no prueba que el virus pueda transmitirse sexualmente, los expertos dicen que el contacto cercano con una pareja implica cierto riesgo.

La guía afirma que el espacio donde se mantienen relaciones sexuales tiene importancia, y para reducir el riesgo de contagio, aseguran que hay menos posibilidades de contagiarse si las relaciones se mantienen en espacios grandes, abiertos y bien ventilados. En el caso de mantener relaciones sexuales con las personas convivientes, el riesgo es bajo siempre y cuando no tengan ningún síntoma y no hayan sido expuestas al virus.

En cambio, la guía recomienda reducir al mínimo las relaciones sexuales con personas no convivientes. También, indicaron que es vital evitar la sexualidad con personas que no están seguras de ser portadores asintomáticos y, aún entre parejas estables y convivientes, respetar los protocolos, ya que existen muchos casos de contagios dentro de este tipo de parejas, probablemente por la incorporación del virus al hogar cuando uno de ellos sale a realizar compras u otro tipo de salidas.

Esta no es la primera vez que se menciona el espacio como escenario fundamental. De hecho, un estudio de Harvard, clasificó los escenarios sexuales en función de la probabilidad de que las personas contraigan coronavirus mientras tienen relaciones. Aquellos en el extremo inferior de la escala incluyeron la abstinencia (no tener relaciones sexuales en absoluto) y la masturbación, mientras que el sexo con personas de su propio hogar y los de otros hogares se determinó que eran actividades de “alto riesgo”, así lo publicó Infobae.