Este miércoles por la mañana, Santiago Augusto Arroyo, delegado de ATEPSA  (Asociación de Técnicos y Empleados de Protección y Seguridad a la Aeronavegación), explicó la situación actual del los trabajadores del sector. Llevan adelante medidas de fuerza por reclamo de mejoras salariales, que afectarán a la aviación general e incluyen vuelos de carga, ejecutivos y escuelas de aviación.

"Las medidas son progresivas y a partir del 24 de julio, si no tenemos respuestas, se afectarían los vuelos comerciales. Por ahora son los vuelos de cabotajes", anticipó Arroyo.

Además, manifestó que en el aeropuerto de Comodoro ''son 7 operadores que operan 8 horas solos", una dotación ideal sería "entre 15 y 20 personas". Ya denunciamos las irregularidades. Un operador se quitó la vida en Rio Grande y nadie se enteró porque estaba solo''.

''Esperemos tener respuestas en corto plazo. Nuestra flota esta llena de personas adultas y muchas a punto de jubilarse. Es difícil tener poco personal y que tengan muchas horas de trabajo'', explicó el delegado.

Además del freno a los vuelos, se llevan a cabo caravanas y acciones de visibilización en aeropuertos del país (con barbijo y distanciamiento), ante la intransigencia de la Empresa Argentina de Navegación Aérea Sociedad del Estado (EANASE). 

Los trabajadores nucleados en ATEPSA son los encargados de organizar la navegación aérea; autorizan los despegues, rutas y aterrizajes de todas las aeronaves que circulan por el espacio aéreo argentino. Están distribuidos en los 54 aeropuertos y aeródromos existentes en las 23 provincias. Asimismo, tienen bajo su función instalar y mantener todos los sistemas de navegación electrónicos como radares y sistemas de comunicación.