COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - El secretario de Hacienda del municipio de Comodoro Rivadavia, Germán Issa Pfister, celebró con optimismo y cautela al mismo tiempo la aprobación de la ley que autoriza al gobierno de Chubut a iniciar la renegociación de su deuda externa, que entre otros cambios de último momento en la norma propuso que los pagos se suspendan hasta 2025 y no hasta 2023, como se previó inicialmente. El funcionario local, que participó junto a otros especialistas en proponer modificaciones al proyecto inicial, indicó que “el gran cierre que tuvo el gobierno nacional” frente a sus acreedores abre una expectativa positiva para Chubut, aunque marcó también las diferencias entre ambas situaciones.

“Desde lo técnico hemos podido hacer un aporte a nuestro sector para que esto salga lo mejor posible”, indicó Issa Pfister, tras su regreso desde Rawson, adonde había viajado en la jornada del miércoles junto al intendente Juan Pablo Luque, para dialogar con los legisladores del PJ y seguir de cerca las instancias definitorias.

“Soy optimista, pero también cauteloso en el sentido de que creo que no es una negociación sencilla, más allá del arreglo a nivel nacional de la deuda, teniendo en cuenta la deuda y la diferencia  de escala de la deuda provincial. Creo que el cierre de Nación puede ayudar mucho. De todos modos, hay diferencias porque la estructura del fideicomiso provincial, que garantiza el pago a través de las regalías petroleras, impide que seamos demasiado eufóricos. Esperamos lo que todos esperan, que la provincia pueda re estructurar su deuda lo mejor posible y con ese aire,  poder cumplir con sus obligaciones esenciales”.  

El fideicomiso actual garantiza los pagos sin riesgo de default, ya que por ejemplo, los 39,5 millones de dólares que vencen en octubre se empiezan a “fondear” reservando parte de las regalías de agosto y septiembre. Por eso es difícil prever el incentivo para que los acreedores acepten negociar y abrir un período sin cobros por los próximos dos o más años.

“El incentivo para que los acreedores acepten refinanciar puede ser el marco que da el acuerdo nacional. Por eso nosotros tuvimos la posición de que era necesario esperar al cierre de Nación, tal vez fuimos críticos por esa posición, pero yo era optimista del acuerdo que lograría Nación y a partir de ahí sentar las condiciones para la negociación de Chubut. Creo que esa puede ser la luz para que podamos tener un buen cierre también en la provincia”.

Entre las propuestas que impulsó el justicialismo para modificar el proyecto original, el funcionario local mencionó como un logro importante la comisión de seguimiento que estará integrada por 9 diputados provinciales, sobre todo el proceso de renegociación. Además, indicó que todo lo actuado deberá ser verificado por el Tribunal de Cuentas Provincial antes de la firma, como también un tope a las comisiones (quedarán en el 0,1 por ciento, lo que sobre una deuda global de 900 millones de dólares implicaría un costo máximo de 900.000 dólares).

¿Hasta 2025?

Finalmente, sobre la propuesta incluida en la ley para que el gobierno logre postergar los vencimientos hasta el año 2025, respondió:
“Sin ánimo de crítica, creo que ese plazo es más una expresión de deseo, porque pensar que se puedan patear pagos más lejos de lo que consiguió el gobierno nacional, en un gran cierre, es muy complejo. No quiero hablar mucho, creo que quienes llevarán adelante esto tienen un trabajo demasiado complejo por delante, como para que nosotros muy livianamente critiquemos desde afuera. Hay que dejar trabajar tranquilos a quienes llevarán adelante esta negociación y aguardar el mejor resultado posible”.