BUENOS AIRES - Argentina es uno de los 10 países con más casos nuevos diarios de coronavirus en el mundo. La intensidad del brote, con fuerte circulación comunitaria en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), pero también en muchas muchas provincias, configura una situación epidemiológica ideal para probar si las vacunas experimentales que buscan proteger contra la infección son efectivas. En ese contexto, se abrió la búsqueda de 3.000 voluntarios que deseen ser parte de la última fase de estudios de la candidata de la compañía china Sinopharm, el segundo ensayo clínico con vacunas que se pone en marcha en el país en el marco de la pandemia.

Apenas unas horas después de la publicación del formulario de inscripción, unas 700 personas ya habían manifestado su voluntad de participar, según señalaron a Clarín desde Fundación Huésped, la organización local elegida para gestionar el estudio de la candidata desarrollada por el CNBG (China National Biotech Group), afiliado al China National Pharmaceutical Group (Sinopharm), en colaboración con el BIBP (Instituto de productos Biológicos de Beijing). En Argentina, el patrocinador del estudio serán los laboratorios Elea-Phoenix.

Hace un mes, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) autorizó la realización del estudio, que posee el mismo diseño que los que se encuentran en curso en otros siete países, además de China.

Como estrategia de minimización de riesgo, se seleccionó a la Fundación Huésped y a la Red Vacunar como centros de experimentación, de forma tal que los voluntarios no tengan que concurrir a centros de atención primaria ni hospitales para participar del estudio.

Los investigadores principales del estudio en Argentina serán Pedro Cahn, director científico de Huésped, e integrantes del comité científico de Vacunar, los infectólogos Ricardo Rüttimann, Pablo Bonvehí y Florencia Cahn.

La búsqueda está orientada a personas sanas mayores de 18 años, que por su historia clínica y examen físico tengan un buen estado de salud y sean elegibles (hay múltiples criterios de exclusión). La participación es voluntaria, gratuita y no remunerada (aunque está prevista la movilidad o la cobertura de los costos de traslado al centro de vacunación). 

Por tratarse de un estudio doble ciego aleatorizado, los participantes serán divididos al azar en dos grupos: unos recibirán la vacuna y otros placebo (una sustancia inerte a nivel farmacológico). Ni los investigadores ni los participantes saben a qué grupo fueron asignados. Los voluntarios no deben relajar las medidas de cuidado (higiene de manos y respiratoria, distancia física y uso de barbijo, entre otras).

"Una vez que las personas voluntarias hayan dado su consentimiento por escrito, el equipo investigador a cargo hará preguntas sobre antecedentes médicos y se realizarán análisis clínicos. También se hará un hisopado para descartar que la persona voluntaria tenga Covid-19", explican desde Huésped.

"A los pocos días -continúa el material informativo elaborado por la institución- se aplicará la primera dosis de vacuna o placebo. 21 días después se aplicará la segunda dosis. Después de cada dosis la persona voluntaria deberá permanecer 30 minutos en observación.Por último, será contactada frecuentemente por teléfono para verificar su estado de salud y deberá reportar síntomas en una App en su teléfono celular. Su participación terminará, aproximadamente, un año después de haber recibido la primera dosis de vacuna o placebo."

Tres sedes de la red de vacunatorios Vacunar (Las Cañitas, Coghlan y Liniers) estarán abocadas exclusivamente al desarrollo del estudio durante aproximadamente cuatro meses, señaló en diálogo con Clarín Florencia Cahn, presidenta de la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología (SAVE).

***

Más información sobre el estudio y link para participar: https://estudios.huesped.org.ar/

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!