BUENOS AIRES - Las cámaras fueron ubicadas en la zona previa al ingreso al sector de Migraciones y una de ellas toma la temperatura corporal en general de quienes transitan por allí, en tanto que las otras lo hacen en forma individual, dijeron a Télam fuentes aeroportuarias.

En caso de detectar una temperatura corporal por encima de la normal, el pasajero es sometido a una evaluación más personalizada, y luego de acuerdo a los datos que aporte, se determina su aislamiento o se habilita su ingreso sin mayor restricción, pero en todos los casos deben completar el formulario de Declaración Jurada de rigor.

El presidente Alberto Fernández anunció ayer que los pasajeros que arriben procedentes de Estados Unidos, España, Italia, Francia, Alemania y otros países con circulación de coronavirus deberán someterse a un aislamiento por 14 días, con penas para quienes no cumplan con esa condición, y se espera que en las próximas horas se publique la normativa.

No obstante, desde hoy todos los viajeros que lleguen en avión deben llenar un formulario como Declaración Jurada, en el que consignan datos personales y lugar de residencia o dónde se alojarán durante su estadía en Argentina.

Pero a partir de la oficialización de las nuevas medidas, ese formulario incluirá colocar el lugar donde realizarán el aislamiento obligatorio los viajeros procedentes de los países que se fijen en la normativa.

Lo que ocurrió este jueves fue que a los viajeros que llegaron a Ezeiza se les comunicaba la inminente implementación de la nueva norma, lo que planteaba una serie de interrogantes por las dificultades que conlleva controlar su cumplimiento.

Fuentes del sector de aviación planteaban la incógnita de cómo se enfrentará la situación de las tripulaciones de las aerolíneas con respecto a la cuarentena ya que dejarlos 14 días sin trabajar imposibilitaría la operación de las compañías.

En ese sentido, las fuentes señalaron que se "está estudiando" que la resolución contenga una medida de excepción para las tripulaciones que no presenten síntomas y no deban permanecer en el país más de 48 o 72 horas, la que se llevará adelante "con los debidos controles".

La fuente consultada por Télam destacó que, una vez oficializado el decreto con la normativa, quienes lleguen al país a partir de ese momento, estarán advertidos de las nuevas condiciones antes de abordar el vuelo, por lo que podrán decidir postergar su arribo.

Hasta el mediodía hoy suman 9 los vuelos procedentes de Europa y otros 9 de Estados Unidos, con un promedio de entre 260 y 280 pasajeros en cada vuelo, lo que establece una cifra de entre 4.500 y 5.000 personas en Ezeiza entre las 4 y las 12, lo que se reiterará por ahora durante casi todos los días de la semana.