SAN PABLO - Mientras que las nuevas cepas del coronavirus siguen generando preocupación a nivel mundial, otro estado de Brasil sufrió el colapso de su sistema sanitario. Se trata de Río Grande do Sul, fronterizo con Misiones, Corrientes y Uruguay, que detectó 21 nuevos casos de la variante amazónica del virus, mucho más contagiosa que las demás. 

Por estas horas el personal de salud se encuentra desbordado en esa zona y no tienen camas para todos los contagiados que necesitan atención médica.

Según detalla Radio Mitre, ahora los médicos deben decidir quiénes son los pacientes que serán atendidos y quiénes no podrán ingresar a la terapia intensiva.

El director del Departamento de Regulación Médica de Rio Grande do Sul, Eduardo Elsade, lo confirmó: “Tenemos más gente necesitando atención que capacidad instalada. Los médicos eligen a quién atender por la gravedad".

“Hasta que consigamos controlar la situación, vamos a derivar a pacientes a enfermerías, unidades de primeros auxilios, camas de emergencia. Todo el tiempo estamos haciendo esto para encontrar lugares”, explicó. 

Río Grande do Sul ya está sumergido en los efectos de la segunda ola de coronavirus en el país, y se suma los también estados fronterizos de Santa Catarina y Paraná.

En Porto Alegre la situación de desborde es similar, incluso con una segunda ola mucho más agresiva que la primera y con mayor cantidad de infectados. De hecho, en la capital los pacientes hacen fila para esperar ser atendidos en los centros de salud.