"Señor, por favor, trae a mis bebés de regreso. Por favor, te lo ruego", rezó una abuela de Kentucky, Estados Unidos, luego de que un tornado destruyera el baño de su residencia, en donde se resguardaba con sus nietos durante la tormenta que afectó al centro del país hace unos días. 

Clara Lutz contó que colocó a su nieto Kaden, de 15 meses, junto a Dallas, de tres meses, en una bañera con una sábana y una biblia. "Lo siguiente que supe fue que la bañera se había volado y estaba fuera de mis manos", dijo Lutz a The Guardian. 

Un video del rescate de los menores se hizo viral en redes sociales. 

En las imágenes se ve cómo los rescatistas solicitan ayuda para encontrarlos entre los restos de la casa. Fueron hallados debajo de la tina, y solo uno de ellos tuvo laceraciones en la cabeza. 

El estado de Kentucky fue la zona más afectada tras un inusual enjambre de tornados que golpeó a varios estados de EE.UU. entre la noche y madrugada del 10 y 11 de diciembre. 

Los científicos están sorprendidos ante los hechos, porque diciembre no suele ser un mes ideal para que surjan tornados de gran escala. La tendencia es que esto ocurra en primavera o verano, cuando el calor del Golfo de México alimenta la creación de tormentas eléctricas en las Grandes Llanuras. 

De acuerdo con datos del gobierno estatal, más de 70 personas murieron y alrededor de 1.000 viviendas quedaron destruidas. 

Hay registros del Servicio Nacional de Meteorología sobre una supercélula -o tormenta eléctrica que genera los peores tornados- que pasó por unos cuatro estados, en un recorrido que duró seis horas y culminó en el centro de Kentucky. 

Los expertos tienen certeza de que este evento de tornados ha sido el más mortífero durante un diciembre en toda la historia del país.

Con información de la BBC

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!