CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Preocupado ante el crecimiento de contagios de coronavirus y la aparición de nuevas cepas en la región, el Gobierno evalúa ordenar nuevos protocolos para el ingreso al país de argentinos que viajaron al exterior.

En una reunión que mantuvieron este mediodía el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y la ministra de Salud, Carla Vizzotti, se analizó la idea de replicar el modelo canadiense: exigir un PCR negativo a cargo de quien regresa al país y un período de aislamiento en un alojamiento, también a cuenta del pasajero.

Desde diciembre las fronteras están habilitadas solamente para el ingreso de residentes y ciudadanos argentinos, por lo que muchos decidieron salir el país por vacaciones o por alguna obligación que debieran cumplir.

Según informó TN, ese creciente movimiento de personas encendió las alarmas en el Ejecutivo, que ahora busca alternativas para reducirlo a través de nuevas obligaciones a cumplir. Lo que preocupa es el crecimiento de nuevas y poderosas cepas de coronavirus, sobre todo en Brasil y Paraguay.

Tras lo sucedido en marzo de 2020 cuando miles de argentinos viajaron al exterior días antes de que se decidiera el aislamiento social, el Ejecutivo exige ahora la firma de una declaración jurada a quienes salen del país en la que asumen la responsabilidad en caso de que existan modificaciones de las normas en los pasos fronterizos y se comprometen a no exigir ser repatriados ni responsabilizar al Estado argentino por su situación en el extranjero.

Posibles medidas

Las nuevas medidas evaluadas por el Ejecutivo son: exigir un PCR negativo cuyo a cargo del argentino o residente que quiera ingresa al país; exigir un período de cuarentena de al menos diez días, también a cargo del argentino o residente quiera ingresar al país y mantener cerradas las fronteras para extranjeros no residentes.

Tanto el PCR como el alojamiento para hacer la cuarentena deberán ser pagados por los argentinos o residentes que ingresen al país.

Aquellas personas que ya viajaron, firmaron una declaración jurada antes de salir en la que se comprometen a asumir la responsabilidad en caso de que existan modificaciones de las normas en los pasos fronterizos y a no exigir ser repatriados ni responsabilizar al Estado argentino por su situación en el extranjero, por lo que deberán cumplir con las nuevas exigencias.

El modelo canadiense

El modelo a seguir es el de Canadá. En el país del norte, a cada viajero que arriba se le hace una evaluación de su salud antes de que salga del puerto de entrada. Además, se exige un período de 14 días de aislamiento aún si no tiene síntomas y todos esos gastos corren a cuenta de los viajeros.

También, todos los ingresantes que tengan más de 5 años deben presentar una prueba de un resultado negativo de laboratorio para COVID-19 antes de abordar el vuelo hacía Canadá.

Al igual que en la Argentina, están prohibidos todos los viajes fuera de Canadá que no sean por razones esenciales. Por eso, a quienes estén realizando viajes que tengan por finalidad hacer turismo, recreación o entretenimiento, se les niega el ingreso.

Este es el modelo que se busca replicar en la Argentina, con una exigencia de PCR y aislamiento para ciudadanos y residentes que ingresen al país y una restricción absoluta de no residentes que quieran entrar sin un motivo esencial.

// Desde el comité de expertos piden acuerdos con otras vacunas contra el coronavirus porque hay riesgo de rebrote

Otros modelos

Ya son varios los países que endurecieron las exigencias para el ingreso ante nuevas olas de coronavirus en el mundo y las apariciones de nuevas cepas.

En España todos los viajeros que llegan al país como destino final por vía aérea o marítima deben someterse a un control sanitario general en el primer puerto o aeropuerto al que lleguen. Además, si proceden de países de riesgo deben acreditar un PCR con resultado negativo realizado en las 72 horas previas a la llegada. La compañía de transporte es la encargada de exigirlo antes del embarque.

Por su parte, el Reino Unido quienes quieran ingresar o regresar (excepto desde Irlanda), deben proporcionar detalles de contacto y del viaje, además de presentar una prueba COVID-19 negativa antes de viajar. Tras el arribo deben ponerse en cuarentena y realizar pruebas adicionales de COVID-19. Para eso, se dispusieron hoteles destinados al aislamiento si el ingreso a Inglaterra o Escocia se realiza desde un país con prohibición de viaje.