BUENOS AIRES - El presidente Alberto Fernández se refirió al avance del coronavirus en el país - que registra 21 infectados y un muerto - e indicó que su gobierno trabaja para contener los casos. "Tenemos que evitar que el virus se instale en el país y comience a circular como virus argentino", manifestó el jefe de Estado.

"Aumentamos 1700 millones de pesos al presupuesto de salud y, además, pedimos al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) un préstamo pendiente de 35 millones de dólares ", dijo el Presidente a radio Mitre sobre el presupuesto que el Gobierno destina para la contención del virus, y agregó: "Hoy contamos con un solo laboratorio en la ciudad de Buenos Aires y estamos trabajando para trasladar toda esa tecnología a todas las provincias con 35 laboratorios, para que cada provincia tenga por lo menos uno".

A su vez, Fernández contó que parte de esos recursos se destinarán a la generación de más salas de terapia intensiva , a la compra de más respiradores artificiales y más ropa especial para los profesionales de salud para la atención de casos.

En materia educativa el Presidente adelantó que hasta el momento no está en agenda la interrupción del ciclo lectivo. "Estamos prestando atención sobre el tema pero por ahora no estamos con la idea de suspender las clases . En las escuelas estamos dictando talleres sobre los chicos para que transmitan en sus casas el riesgo en el que estamos", dijo el primer mandatario.

El Presidente volvió a pedir responsabilidad social. "Hay que prestar mucha atención de lo que está pasando y tener la responsabilidad de no causarle daño a quienes están cerca nuestro . Si no contamos con la responsabilidad de todos estamos en un problema", solicitó Fernández.

El pedido está en sintonía con el planteo de la obligatoriedad de la cuarentena para quienes ingresen al país desde los países en riesgo del que hoy se conocerá el decreto con los detalles de la medida. " Nosotros apelamos a la responsabilidad individual, pero nos encontramos con un señor que vino de Estados Unidos y se pasó seis días yendo a trabajar con fiebre . hay gente que no entiende, por eso pasamos del pedido voluntario a la obligación, bajo amenaza de que si se vulnera la cuarentena quedará en curso un delito penal", explicó el Presidente.