En un contexto de constante aparición de casos de la variante Delta en el país, investigadores de todo el mundo coincidieron en que a partir de la nueva mutación la inmunidad de rebaño recién se alcanzaría tras superar el 80% de la población vacunada.

“Cada vez está más claro que se trata de un virus muy peligroso, mucho más peligroso que el original”, aseguró Richard Franco, profesor adjunto de la Universidad de Alabama, en Birmingham, durante una sesión informativa de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas de América celebrada el martes en los Estados Unidos.

Además, el científico destacó que las nuevas cifras representan una vara “mucho más alta” que las estimaciones anteriores, las cuales marcaban que con un 60% de la gente vacunada ya se podría hablar de este tipo de inmunidad.

Pero dada la contagiosidad de la variante Delta, los números necesarios son cada vez superiores.

Cabe destacar que a más de un año y medio del inicio de la pandemia solo el 14,7% de la humanidad ya accedió al esquema completo de vacunación contra el COVID-19, unos números que sumados al avance de la mutación en el mundo colocan cada vez más lejos la protección indirecta contra la enfermedad que se consigue cuando una población se vuelve inmune.

“Si los vacunados pueden infectarse y, según creemos por otros estudios, propagar potencialmente el coronavirus, entonces la inmunidad de rebaño se convierte más en un espejismo que en un oasis”, agregó además el doctor Andrew Noymer, epidemiólogo de la Universidad de California en Irvine, Estados Unidos.