ESTADOS UNIDOS - En un informe del comité del Senado estadounidense que aborda el gasto en las agencias de inteligencia del país para el 2021, se reveló que el programa Fuerza de Tarea de Fenómenos Aéreos No Identificados, debe “estandarizar la recolección e informes” sobre avistamientos de vehículos aéreos inexplicables y dar a conocer sus hallazgos al público antes de que acabe este 2020.

Este dato sorprendió, no solo porque revelará documentos clasificados, sino también porque esta unidad de investigación de objetos aéreos no identificados se creía disuelta desde hace más de una década.

El área que pertenece a la Oficina de Inteligencia Naval tiene un plazo de 180 días posteriores a la aprobación de la autorización de inteligencia (el mes pasado) para que se dé a conocer el informe detallado sobre estos fenómenos, apunto Infobae.

Si bien los funcionarios retirados involucrados en el esfuerzo, incluido Harry Reid, el ex líder de la mayoría en el Senado, esperan que el programa busque evidencia de posibles ovnis, su enfoque principal es descubrir si otra nación, especialmente cualquier adversario potencial, está utilizando tecnología de aviación emergente, lo que podría amenazar a los Estados Unidos.

El senador republicano de Florida, Marco Rubio, que es el presidente interino del Comité Selecto de Inteligencia del Senado, dijo a un afiliado de CBS en Miami este mes que estaba principalmente preocupado por los informes de aviones no identificados sobre bases militares estadounidenses, y que el gobierno tenía gran interés por saber quién era el responsable.

Expresó su preocupación de que China, Rusia o algún otro adversario haya dado “algún salto tecnológico” que “les permita llevar a cabo este tipo de actividad”.

Rubio dijo que algunos de los vehículos aéreos no identificados sobre bases estadounidenses posiblemente exhibieron tecnologías que no están en el arsenal estadounidense. Pero también señaló: “Tal vez hay una explicación completamente, algo aburrida para ello. Pero tenemos que averiguarlo".

Desde que se dieron a conocer los tres videos filmados por pilotos de la Marina estadounidense que muestran objetos voladores no identificados (ovnis), publicados oficialmente por el Pentágono a fines de abril, ha crecido la expectativa por la documentación y evidencia que tiene el Pentágono de forma clasificada.

Uno de esos videos con imagen en blanco y negro es de noviembre de 2004, y los otros dos de enero de 2015. Ya llevaban tiempo circulando en internet, sobre todo después de que los publicara el diario The New York Times.

En uno de esos videos se puede ver cómo un objeto de forma oblonga se desplaza rápidamente y, unos segundos después de ser detectado por uno de los sensores del aparato de la Marina, desaparece por la izquierda tras una repentina aceleración.

En otro video se distingue un objeto por encima de las nubes, y se escucha en el audio de la cabina al piloto preguntando si se trata de un dron.

Los ocho nuevos informes, etiquetados como “no clasificados” y “solo para uso oficial”, detallan avistamientos ocurridos desde 2013. La mayoría de los encuentros ocurrieron frente a la costa de Virginia y Carolina del Norte en una zona denominada “zona de advertencia”, un espacio aéreo restringido al entrenamiento militar. Siete de ellos involucran aviones caza F/A-18F Super Hornet o un F/A-18E Super Hornet.

Varios identifican a los ovnis como “sistemas aéreos no tripulados (UAS, por sus siglas en inglés)”, el nombre oficial que da el Pentágono a los drones.

El informe más antiguo es del 27 de junio del 2013, y da cuenta del encuentro entre un F/A-18F Super Hornet del Escuadrón de Cazas de Ataque 11 y un “avión de color blanco y aproximadamente del tamaño y la forma de un dron o misil”.

Fuente: Infobae