COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - El presidente del Instituto Provincial del Agua, Gerardo Bulacio, afirmó ante la consulta de ADNSUR que el abastecimiento de agua desde el lago Musters no corre riesgos, ya que si bien en la época de verano estuvo en niveles bajos por la merma del caudal del río Senguer, “hoy ya empezamos la época de recuperación y está nevando o lloviendo copiosamente en la cordillera”. Como cada verano, en marzo las bombas de toma de agua quedaron a 30 centímetros del pelo de agua.

“El problema del Musters es la gran evaporación que sufre, pero al mismo tiempo que se evapora se vuelve a recargar cuando llueve –explicó-. De todos modos, estamos haciendo estudios en el Consejo Federal Hídrico para determinar si con determinadas algas se podría reducir ese problema”.

Según explicó el funcionario, al combinarse en períodos de estiaje (menor caudal del río Senguer) hace reducir de un modo importante el nivel de agua: en el último tiempo, la cota se redujo en 1,30 metro.  “Hoy el Senguer ya está erogando su caudal normal, que son alrededor de 50 metros cúbicos por segundo, pero en la época de verano se reduce y llega en marzo al mínimo, que son 9 ó 10 metros cúbicos por segundo. Por eso es que la cota se redujo y las bombas de toma de agua quedaron a 30 centímetros de la superficie, pero hoy ya se está recuperando. Este año está nevando y lloviendo copiosamente en la zona de la cordillera, por lo que el río va a comenzar a transportar mayor caudal de agua”, indicó.

Soluciones de fondo

La solución definitiva para el problema que se repite todos los años es la obra de regulación en el lago Fontana, para lo que Bulacio indicó que se está en la última etapa del Estudio de Impacto Ambiental. Sobre el proyecto, que a valores de hoy tendría un costo del orden de los 550 millones de pesos, debe ser licitado por el gobierno nacional. En cuanto a plazos, no hay certezas, ya que años anteriores también se planteó la expectativa de que se licitaría “antes de fin de año”.

La obra permitiría evitar que el agua se descargue en época de menores consumos y menos impacto de la evaporación, a fin de regular mediante una compuerta los caudales que den una determinada constancia y previsibilidad a la recarga del lago, a través del río Senguer.

Paralelamente, explicó que otro proyecto para hacer más eficiente el proceso de potabilización es correr la toma de agua unos 2 kilómetros hacia el norte y alrededor de 100 metros hacia el interior del lago, para quedar 3 metros arriba del lecho del lago. “Hoy, al quedar la toma cerca de la superficie en épocas de bajo nivel de agua, la radiación solar genera micro organismos que complican el proceso de potabilización; la solución sería ese nuevo corrimiento de la toma”, expresó.

Cobro a regantes

Bulacio también reconoció que se está trabajando junto a Diego Touriñán en el trabajo que éste está realizando para el gobierno provincial, en el relevamiento de impuestos y cánones que el Estado de Chubut no está poniendo a cobro. Entre esos sectores, el uso del agua es uno de los más deficitarios: “Estamos trabajando con Touriñán en un ordenamiento y pronto vamos a poder contar la regularización de todos los regantes. En la cuenca del Senguer tenemos más de 170 expedientes iniciados, sobre unos 300 regantes y vamos a seguir trabajando para regularizar esta situación”, concluyó.