Desde el próximo lunes, el uso del tapaboca dejará de ser obligatorio para los alumnos de todos los niveles en las escuelas de la Ciudad de Buenos Aires. Así lo anunció hoy el jefe de Gobierno Porteño, Horacio Rodríguez Larreta, e indicó que el objetivo es “mejorar el bienestar socioemocional de los chicos al recuperar las dinámicas en las aulas y los vínculos con sus docentes y sus compañeros”.

Explicó además que la medida se debe al contexto sanitario actual, que refleja un descenso del 65% en los nuevos casos diarios de coronavirus respecto al inicio de clases -el 21 de febrero-.

“Con esta medida, avanzamos en un desafío central para el futuro de los chicos: recuperar la normalidad en las escuelas”, afirmó el jefe de Gobierno junto a la ministra de Educación porteña Soledad Acuña y al jefe de Gabinete Felipe Miguel.

La decisión de poner fin al uso obligatorio del barbijo fue tomada por especialistas de los Ministerios de Salud y Educación porteños en base a dos ejes centrales. En primer lugar, luego de transitar la tercera ola, los datos demuestran una baja sostenida de casos que comenzó a finales de enero.

En segundo lugar, el avance del Plan de Vacunación, que es un factor clave para disminuir los contagios y el riesgo de que una persona desarrolle un cuadro grave o mortal. Actualmente, el 95% de los porteños cuenta con al menos una dosis, el 92% se aplicó la segunda y el 65% ya se administró la dosis de refuerzo.

“Para todas aquellas familias y alumnos que por elección propia elijan mantener el uso de tapaboca en la escuela, estará tanto permitido como recomendado, al igual que la desinfección de manos y la ventilación permanente de los espacios”, afirmó Rodríguez Larreta.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!