MADRID (ADNSUR) - Los análisis que le realizaron a una pasajera de un crucero que presentaba síntomas de coronavirus descartaron que la mujer tenga la enfermedad originada en la ciudad china de Wuhan luego de que los 6 .000 pasajeros a bordo permanecieran retenidos durante todo este jueves ante el puerto de Civitavecchia, el más cercano a Roma (Italia), por el temor a que la fiebre y las dificultades respiratorias de la mujer se correspondieran con el virus que tiene al mundo en alerta. 

El crucero Costa Smeralda podrá continuar mañana con el recorrido, pero los viajeros no podrán realizar su excursión prevista para hoy en Roma, según la RAI.

La mujer, de 54 años y proveniente de Macao, región autónoma en la costa sur de China, empezó a sentirse mal ayer miércoles por la noche y cuando comenzó a tener fiebre y problemas para respirar se dirigió a los médicos del crucero ya que los síntomas eran compatibles con el coronavirus.

Según detalló La Vanguardia, fue entonces cuando el equipo médico del buque actuó conforme a los protocolos y aislaron a la crucerista y a su marido –que no presentó ninguna señal de estar enfermo– en el hospital del barco.

Este jueves a la mañana, cuando el Costa Smeralda ya había llegado a Civitavecchia, un equipo médico del hospital Spallanzani de Roma –especializado en enfermedades contagiosas– se trasladó hasta el buque para realizar análisis de sangre a la paciente.

La pareja llegó al aeropuerto de Malpensa, en Milán, el pasado 25 de enero, procedentes de Hong Kong. Desde allí embarcaron en el buque en Savona la semana pasada, con la mitad de las personas de nacionalidad china que están en el barco. Después, el crucero realizó sus etapas en Marsella, Barcelona (el lunes) y Palma de Mallorca (el martes). Luego tuvieron un día de navegación hasta llegar a Civitavecchia, el momento en que empezó a encontrarse mal.

Durante la espera los 6.000 pasajeros del Costa Smeralda estaban muy inquietos y algunos denunciaron la falta de transparencia de Costa Cruceros.