COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - La Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco se encuentra en un proceso de renovación de autoridades que dará inicio esta semana, con la elección de consejeros prevista para el 13 de septiembre, los que a su vez celebrarán la asamblea del 11 de octubre en la que se designará a la fórmula que conducirá el Rectorado en el período 2017-2021. Dos listas han sido presentadas: la integrada por el  actual Secretario de Ciencia y Técnica, Dr. Carlos De Marziani, candidato a Rector, junto a la decana de la Facultad de Ciencias Naturales y Ciencias de la Salud, Dra.  Mónica Freile, para el cargo de Vicerrectora. En contraposición a ésta, la propuesta integrada por Graciela Iturrioz, actual decana de la Facultad de Humanidades, acompañada por el Dr. Daniel Barilá, con la particularidad de que esta fórmula aún no definió el orden en que se presentará.

La lista encabezada por De Marziani resulta la más cercana a la actual gestión del rector Alberto Ayape, identificado políticamente con el kirchnerismo. Precisamente esa diferenciación  política fue uno de los primeros matices por el que trascendió a la luz pública un debate que trasciende al ámbito académico.

En efecto, si bien la propuesta de De Marziani-Freile declara entre sus primeros puntos iniciales la “autonomía” respecto de los gobiernos municipal, provincial y nacional, aunque proponiendo un trabajo integrado desde el punto de vista institucional, la fórmula opositora de Iturrioz-Barilá ha salido a cuestionar el alineamiento que el actual rector Ayape mantuvo con el anterior gobierno nacional y el proyecto kirchnerista. Al mismo tiempo, rechazan ser identificados con los lineamientos de “Cambiemos”.

En efecto, desde el entorno de la fórmula opositora se recuerda los años de joven militancia de Iturrioz en el radicalismo alfonsinista. “No está mal tener una identidad política –dijeron Iturrioz y Barilá en declaraciones publicadas por ADNSur-, lo que cuestionamos es el alineamiento partidario de una gestión que en realidad tiene que priorizar un proyecto de gestión institucional para la Universidad, de manera autónoma e independiente”.

CRITICAS

Colgarse una pechera macrista puede ser hoy contraproducente en un ámbito universitario que viene sufriendo recortes presupuestarios de modo indisimulado. Ese modelo había sido objeto de una fuerte crítica expresada por la agrupación “Carta Abierta” en su vertiente local.

En esa nota del 19 de agosto último, firmada entre muchos otros profesionales por el actual rector Alberto Ayape, se lanzaron filosos dardos locales, tras cuestionar un modelo neoliberal y privatista, cuya intencionalidad atribuyen directamente al actual gobierno de Macri: “En estos tiempos próximos habrá elecciones políticas en la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco –dice ese texto, publicado en diario Crónica- y será una danza de disfraces, cada uno con sus ocultamientos tan propios de la imposibilidad de la transparencia.

Pudieran aparecer en alguna postulación en particular, a izquierdas y derechas, bailarines y actores que, quizás inconscientes, rejuvenecen el fantasma de la complacencia con el conservadurismo neoliberal y  su justificación ética. Desde Carta Abierta consideramos que la madurez y la experiencia acumulada por los claustros seguramente optará por mantener la vida universitaria en el camino del avance regional y social e impedirá que se desvíe hacia  concepciones elitistas”, añade.

“La alternativa del ‘cambio’ sólo será servil a la búsqueda de un lustre académico que el sistema necesita para disimular su verdadera corrupción que se pretende en las ideas universitarias”.

EL NO PARTIDISMO

Tanto Barilá como Iturrioz evitaron responder a ese planteo, despegándose de una endilgada versión local del macrismo, con la que deberán lidiar sin embargo en tiempos de la simplificación exacerbada y la post-verdad (tanto como la otra lista carga con el mote de la “continuidad”).

Sin embargo, fue un ex rector (1989-1992), el Dr. Manuel Vivas, quien replicó los dichos de Carta Abierta, al cuestionar la pretendida autonomía de esa agrupación y recordarle distintos períodos históricos de gobiernos peronistas que contradijeron la autonomía universitaria: “Y más acá en el tiempo –señala ese texto de Vivas, también publicado por “Crónica”- el gobierno kirchnerista hizo de muchas Universidades un instrumento de partidización y dependencia.

El ámbito de muchas universidades pasó a ser el escenario de actos partidarios, cierres de campaña y, lo más grave, involucrando a decanos y rectores como vehículos de propaganda y obsecuencia en aras, según ellos de lo nacional y popular. Ni hablar de la corrupción emanada de maniobras que, usando a las universidades como pantalla, involucraron a la gestión De Vido, incluyendo el financiamiento de telenovelas con Andrea Del Boca. Es decir: una forma de neoliberalismo-estatal de negocios con la Universidad, que Carta Abierta parece ignorar”.

Todo indica, en fin, que la elección universitaria estará signada por un contexto de fuerte debate político, en el que no estarán ausentes las dos orillas de la “grieta”, se pertenezca o no a esos sectores en pugna.