COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – Agencias de loterías y quinielas de todo el país siguen cerradas debido a la cuarentena, y advierten que hay 120 mil puestos de trabajo en peligro. Mientras que en Chubut la situación de las 93 agencias es crítica, por lo que piden reabrir para no fundirse.

Mario Fontana, presidente de la Cámara de Agencieros de Chubut, aseguró a ADNSUR que “estamos complicados”, ya que no se pueden levantar juegos desde el día 20 de marzo, cuando se ordenó el aislamiento social y obligatorio por el coronavirus. Cada día que pasa se hace más difícil tratar de cumplir con todos los gastos, alquiler, licencias comerciales, ingresos brutos, impuestos a las ganancias, los salarios, aportes y servicios; es muy complicado”, dijo.

Además,  admitió que si bien el sector ya venía con un alerta de recaudación “esto nos termina de destruir”. En Chubut hay 93 agencias, y entre redes de venta de telebingo y  empleados, unas 500 personas están afectadas por la situación.  Los salarios y aportes del mes de marzo se pagaron como corresponde, y este mes “nos corresponde hacer lo mismo, pero ya se hace insostenible la situación, nuestros asociados están reclamando levantar juegos para paliar la situación”, manifestó.

Fontana confirmó que han solicitado una reunión con el gobernador Mariano Arcioni, el ministro de Seguridad y referentes del Ministerio de Salud,  para coordinar una agenda “que nos haga pronto abrir los negocios y tener por lo menos, provinciales”.

“Queremos dialogar, han salido línea de créditos pero no las podemos tomar porque no la vamos a poder pagar.  Los últimos 12,15 meses ya teníamos merma importante en el juego y ahora con esto nos terminó de fundir”, manifestó.

Asimismo, el presidente de la Cámara expuso que aún no hay novedades de hasta cuándo continuará así la situación, por ahora será hasta el 10 de mayo, fecha en la que culmina esta nueva etapa de la cuarentena. “Nos prometieron que nos iban a abrir para cobrar servicios e impuestos municipales, IPV, pero eso no es una solución económica porque el ingreso es muy bajo, una especie de rapipagos puede ser. No nos soluciona el problema de fondo que tenemos”, puntualizó.