A pesar de haberse separado del padre de su primer hijo, Stephanie Taylor, una joven británica de 33 años estaba convencida de que quería un segundo bebé. Probó con clínicas de reproducción asistida pero el precio era desorbitado.

Buscando una alternativa más barata para poder volver a estar embarazada, encontró la aplicación Just a Baby, una plataforma muy similar a Tinder en la que puedes seleccionar un donante de esperma deslizando a la derecha los candidatos que más te interesen.

Stephanie buscó un hombre que fuera familiar, sin enfermedades previas, que se pareciera físicamente a ella para que los hermanos no fueran muy distintos y lo encontró. El desconocido donante accedió tras tres semanas de conversación online a darle su esperma.

La orgullosa madre, que ha hablado con la prensa inglesa, asegura que el encuentro no pudo ir mejor. Acudió a su domicilio con el bote del semen en enero de 2020 y "fue amable, cariñoso y simpático". "Nos tomamos una taza de té y charlamos sobre el tiempo", ha contado.

El siguiente paso es el que más llama la atención esta historia con final feliz. Stephanie adquirió en eBay un kit de inseminación por el que ella misma se sometería al proceso de fertilización desde su domicilio. Sorprendentemente, consiguió quedarse embarazada al primer intento solo con la ayuda de tutoriales de YouTube.

"Es un milagro", ha comentado muy contenta sosteniendo a la pequeña Eden en brazos, que este octubre cumplirá un año. "Es realmente un bebé online", ha bromeado.

Con información de Telefé

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!