Un desesperante episodio ocurrió este martes en un departamento de la ciudad santacruceña de Río Gallegos. Un joven de 17 años amenazó a su madre con un cuchillo, la policía lo retuvo y fue llevado a un Centro de Salud Mental. Antes de trasladarlo, el padre del adolescente le pegó en la cara con el mango de una llave tubo.

El hecho ocurrió en una vivienda ubicada en el pasaje Ciudad de Rojas alrededor de las 10 de la mañana. El menor le puso el arma en el cuello a su mamá y los uniformados debieron intervenir para que no se convierta en una tragedia.

El joven estaba agrediendo a su mamá de 38 años y a su padre de 40. Sin poder calmarlo, el hombre llamó al 101 para que personal policial mediara con el agresor, que amenazaba con cortar a su madre con el cuchillo.

Al lugar llegó una comitiva de la Comisaría Primera, ingresó al domicilio y se encontró con el adolescente sosteniendo con el brazo izquierdo el cuello de su madre y un cuchillo de grandes dimensiones en la otra mano.

Un adolescente le puso un cuchillo en el cuello a su mamá y amenazó con matarla

Según informó La Opinión Austral, cuando vio a los efectivos, comenzó a amenazarlos y le puso el arma sobre el cuello de la mujer. Los policías buscaron calmar al joven, pero como se encontraba en un elevado estado de alteración, no pudieron entablar un diálogo.

Tras varios intentos de persuadirlo, en un descuido los policías lograron reducir al menor con la fuerza mínima indispensable para evitar que pudiera cortar a la mujer, cortarse él o herir a alguno de los oficiales.

Posteriormente, cuando las autoridades lo retiraban de la vivienda, el padre se acercó y lo golpeó en el rostro con un mango de llave tubo, provocándole un corte cerca del ojo izquierdo.

El adolescente fue llevado al Hospital Regional donde le realizaron las curaciones pertinentes: cuatro puntos de sutura a la altura de la ceja izquierda para evitar que la lesión continuara sangrando.

Luego, se dio intervención a personal de Niñez, Adolescencia y Familia de la Municipalidad y se interiorizo de la situación al Juzgado Penal Juvenil, que se encuentra subrogando la jueza penal Valeria López Lestón. Fue así que, a través de la Secretaría de turno, se ordenó que el menor fuera trasladado al Centro de Salud Mental.

El médico de turno del centro asistencial examinó al joven y procedió a brindarle la atención pertinente. Seguidamente, por orden de la Justicia, fue entregado al personal del área infantil de la Comuna, previo a fijar domicilio en la Seccional y ser examinado por el médico policial de turno.

El padre fue trasladado a la dependencia policial, donde por orden de la Justicia tuvo que fijar domicilio a disposición de la sede judicial que intervino.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!