PUERTO MADRYN - El menor de 16 años herido en la zona de la axila por un compañero suyo en las puertas de la Escuela 750 de Puerto Madryn, se recupera favorablemente de la lesión que le provocó el arma blanca. Afortunadamente la agresión no tocó órganos ni zonas vitales.

No obstante se confirmó que la madre de la víctima no radicó ninguna denuncia por el ataque que sufrió su hijo en las puertas mismas del edificio escolar.

Esta situación redujo y minimizó la capacidad de intervención de los investigadores, que procuran conocer las causas que llevaron a un adolescente de 16 años a apuñalar a un compañero suyo por la espalda. Solo se confirmó que en el interior del aula, la víctima y su agresor habían tenido una discusión que desató el posterior ataque en las puertas mismas del edificio escolar.

Como el ataque se produce en las puertas de la escuela, las autoridades policiales infieren que el atacante tenía entre sus pertenencias el arma blanca que utilizó para herir a su compañero de curso.

El jefe de la Unidad Regional Puerto Madryn, comisario mayor Ricardo Cerda, comentó que “se habló con el menor y no aportó demasiado, luego el personal policial se constituyó en el Hospital donde dialogó con la madre que comunicó que no haría la denuncia sobre lo sucedido. Así que es muy poco lo que se pudo indagar sobre lo sucedido”.

IDENTIFICADO

Uno de los aspectos a dilucidar refiere a si los dos adolescentes tenían una disputa previa o si la discusión mantenida en el aula fue el disparador para la agresión con el arma blanca.

Desde la Unidad Regional portuaria se indicó que “de acuerdo a la información que manejamos habría sido una discusión del momento” agregando que “el agresor está identificado y tiene la misma edad que la víctima”.

Al no haber denuncia sobre lo sucedido, los investigadores no han podido indagar sobre cómo se fueron desencadenando cada uno de los hechos que concluyó en la agresión y la herida en la zona de la axila.

El comisario mayor Ricardo Cerda sostuvo que “atento a los espacios de tiempo que se dan desde la salida del aula y lo ocurrido en la vereda, no hay margen para que haya ido a buscar el elemento a otro lugar y herir al compañero”.

El jefe policial indicó que lo sucedido pone en el tapete una “cuestión profunda” y que ahora se evidenció pero que se mantenía latente. “Que un menor vaya con un elemento que es riesgoso para los demás compañeros de la escuela es, en principio, una responsabilidad de todos los padres” dijo Cerda.

Asimismo, puntualizó que “partimos del compromiso de cada uno de los padres para saber qué hacen sus hijos, estar interiorizados, cosas que ahora no ocurren porque los ven por la noche”.

Fuente: Diario Jornada