COMODORO RIVADVIA (ADNSUR) -  Este martes se formalizó la causa de violencia de género ocurrida en la noche del domingo en el Barrio Las Américas. Según la acusación, el hombre estaba borracho y le dio de beber alcohol a la pequeña. Este accionar inició la discusión con su pareja, en el transcurso de la cual el sujeto la golpeó y amenazó quitarle la vida. El violento fue excluido del hogar.

A través de una videoconferencia presidida por el juez Alejandro Soñis, la audiencia de control de detención se llevó adelante, donde el fiscal Facundo Oribones relató las circunstancias y agresiones que sufrió la víctima y su bebé de 10 meses. El ataque fue denunciado por una vecina, quien intervino en ese momento para resguardar la integridad física de la menor cuando el hombre fuera de control agredía y amenazaba de muerte a su pareja.

El hecho ocurrió sobre las 22 hs del domingo, cuando el acusado -identificado por las iniciales de F.R.R.R. estaba en estado de ebriedad en el domicilio familiar. Según reseña Con Sello Patagónico, el hombre le habría dado de beber alcohol a su hija de 10 meses y la madre reaccionó para recriminarle la acción. Entonces, el sujeto se puso más violento y golpeó a su pareja, quien evidenció un hematoma en la frente.

Intervinieron efectivos de la Seccional Quinta, ante quienes la víctima expresó que “mi pareja me pegó, llevenselo porque me va a matar; me puso un caño en el cuello y tiró a mi beba de 10 meses a la cuna”.

El representante fiscal imputó al detenido por los delitos de lesiones agravadas por ser cometida por una persona con la que mantuvo una relación de pareja, en concurso ideal, con amenazas.

En el caso de la menor, la Justicia de Familia y la Asesoría de Menores intervino el lunes y se decretó la exclusión del hogar del hombre y la prohibición de acercamiento y contacto contra la víctima. En ese sentido, quedó cautelado el proceso y la protección a la víctima

El detenido fue asistido por el defensor oficial Ariel Quiroga, quien pidió la libertad de su cliente entendiendo que no había razones para seguir privado de su libertad.

El magistrado determinó que el hombre quede libre, y la causa pasará a intervención de la Agencia de Violencia de Género del Ministerio Público Fiscal de la ciudad.