BUENOS AIRES (ADNSUR) - Sergio Rapisarda, presidente de Vélez, se refirió al escándalo por la fiesta en una casa del country Camino Real, en San Isidro, de la que participaron jugadores del club y en la que una joven de 28 años denunció haber sufrido abuso sexual. El dirigente anticipó que habrá sanción para los futbolistas involucrados.

Ricardo Centurión, Juan Martín Lucero y Thiago Almada son los tres jugadores del Fortín que aparecen en la denuncia que hizo la víctima y que se radicó en la Comisaría de la Mujer de San Isidro. La joven dijo que fue abusada por “un hombre de contextura robusta” y que, según la declaración de una testigo, se trataría de un íntimo amigo de Lucero.

Rapisarda describió cuál es la situación de los jugadores involucrados. “Vélez firma con sus empleados derechos y obligaciones en sus contratos. Nosotros las cumplimos y así lo debe hacer el futbolista. Acá hay un tema que es el club, la imagen y el escudo”, señaló durante una entrevista con CNN Radio Argentina y agregó: “Por supuesto que esto alguna sanción lleva”.

“Lo estamos tratando con el departamento legal y departamento de fútbol. Estamos evaluando los pasos a seguir porque también somos respetuosos de los convenios de trabajo y leyes laborales”, continuó la máxima autoridad del club de Liniers, quien reconoció haber charlado con algunos de los involucrados. “Fue una charla puertas adentro de un presidente con un jugador”, señaló.

La defensa de los futbolistas de Vélez: “Ellos no tienen nada que ver”

Mariano Cúneo Libarona, abogado de Thiago Almada y Ricardo Centurión, aseguró que sus defendidos “no tienen absolutamente nada que ver” con el abuso de la joven de 28 años.

“No tienen ningún tipo de imputación, ni tienen absolutamente nada que ver con el hecho que se está investigando”, sostuvo Cúneo Libarona, que además cruzó a la abogada de la víctima Raquel Hermida Leyenda, quien reveló que uno de los futbolistas le negó ayuda cuando se le pidió detener la situación.

“Centurión y Almada se pusieron a disposición, presentaron un escrito para decir que se enteraron por los medios de la situación, que pensaban que podían tener datos que aporten a la investigación, y por eso declararon y se presentaron”, remarcó. Y agregó: “El hecho sucedió lejos de donde estaban ellos, son testigos de la secuencia previa a lo que ocurrió”.

En ese sentido, Cúneo Libarona remarcó que tanto Almada como Centurión tuvieron un “muy ocasional vínculo” con el principal imputado en el hecho, el entrenador de juveniles Juan José Acuña, aún prófugo de la Justicia. “Thiago lo vio dos veces y Centu solo ese día”, explicó el letrado, sobre lo ocurrido en la casa del delantero Juan Martín Lucero.

Raquel Hermida Leyenda, por su parte, pedirá que en los próximos días la víctima y la testigo amplíen su declaración en la causa.

Fuente: Todo Noticias