La halterófila neozelandesa Laurel Hubbard se convirtió este lunes en la primera deportista transgénero mujer en participar en unos Juegos Olímpicos, pero no pudo levantar ninguna de las barras en la competición de +87 kg y fue eliminada de Tokio-2020.

Hubbard, sonriente pero también emocionada, empezó su concurso con una barra de 120 kg, y después una segunda y tercera de 125, pero no acertó con ninguna de sus tentativas y quedó fuera de la final. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA