HOLANDA (ADNSUR) - Una mujer trans holandesa manifestó su deseo de convertirse en monja, pero desde la Iglesia no se lo permiten por ir en contra de sus ideales.

Se trata de Eefje Spreuters, oriunda de Holanda, quien asegura que “servir a los demás desde la espiritualidad” es su vocación, y que desde que comenzó su transición, debido a que no se sentía identificada con su sexo biológico, encontró en la fe su “misión de vida” y por ello decidió incorporarse al catolicismo.

Si bien sabía que cumplir su deseo no sería sencillo, se apoyó en una conocida historia de un sacerdote franciscano que cambió de género y al que le permitieron seguir cumpliendo con sus cargos, pero hasta el momento no tuvo éxito.

"Los debates actuales sobre la identidad de género pueden desestabilizar a la institución familiar”, expresó la Congregación para la Educación Católica respecto al caso de Spreuters.

Y sumó: “Los esfuerzos para ir más allá de la diferencia sexual constitutiva hombre-mujer, como las ideas de ‘intersexual’ o ‘transgénero’, conducen a una masculinidad o feminidad que es ambigua”.

Según el abogado de la mujer, Rik Torkf, ella no está rompiendo ninguna regla, pero si quiere unirse a la iglesia deberá hacerlo "según el sexo asignado al momento de su nacimiento".