Al ver que un bebé estaba por caer de la ventana del segundo piso de un edificio residencial, logró atraparlo a tiempo antes de que impactara contra el suelo. Inmediatamente se lo entregó a los padres y siguió su rumbo.

El hecho que afortunadamente terminó con final feliz, ocurrió el miércoles pasado en la ciudad rusa de Novokuznetsk y fue captado por las cámaras de seguridad.

Los padres del bebé, de un año y medio, se encontraban en la casa ocupándose de tareas domésticas cuando escucharon un grito fuera de la ventana.

Corrieron hacia el lugar y encontraron a su hijo en la calle junto a una señora mayor que lo tenía alzado. La mujer simplemente entregó al niño a sus padres y se marchó, según lo informó la dirección general del Ministerio del Interior de Rusia para la región de Kémerovo.

Inmediatamente, los padres llamaron a personal médico para que revise al nene, que no tenia nada. Paralelamente, las autoridades locales iniciaron una tarea de búsqueda a través de las redes sociales y los medios de comunicación para identificar a la mujer salvadora y expresarle su agradecimiento, ya que de no haber sido por su presencia y su rápido accionar el final del bebé hubiese sido otro.

Pasados unos días, precisamente este lunes, la mujer llamada Svetlana Sanárova, se presentó ante la Policía. La protagonista del loable gesto tiene 64 años, y relató que estaba regresando de una tienda cuando llamó su atención la presencia del bebé en el borde de la ventana, del segundo piso. Así fue que, cuando vio que estaba por caer, arrojó las bolsas de las compras y corrió hacia el edificio donde estiró los brazos para atraparlo y evitar que cayera al suelo.

Svetlana Sanárova dijo que “no tuvo tiempo para pensar en una decisión e hizo lo que le dijo su corazón”, según consignó la dirección regional ministerial.

Es por eso, que en un futuro cercano las autoridades locales planean reunirse con Sanárova para conocerla y “agradecerle su capacidad de respuesta y por salvar al niño”.