URUGUAY (ADNSUR) - Un argentino de 41 años que viajó a Uruguay para hacer un trámite personal fue procesado por “desacato” al negarse a cumplir la cuarentena estricta que exige ese país para los extranjeros que ingresen.

“Este hecho no es el primer caso de un extranjero que no respeta las medidas dispuestas por el Gobierno a nivel nacional y a nivel departamental, y que sale a pesar de haber llegado recientemente a nuestro país”, relató el periodista Eduardo Batista, de Canal 11 de Uruguay.

En ese sentido detalló: “Este ciudadano argentino de 41 años llegó aquí el viernes, se alojó en un departamento de la zona de Playa Mansa y en horas de la tarde se lo vio saliendo del lugar para hacer un trámite".

Alguien se percató de la situación y lo denunció por incumplimiento de la cuarentena: “Aquí se hace mucho hincapié en que los ciudadanos avisen casos así”, agregó Batista.

El periodista indicó que lo primero que hizo la Policía fue notificarlo y pedirle que regrese a su propiedad con el fin de “evitar inconvenientes y tratar de hacer la cuarentena lo más respetable posible”.

El hombre supuso que quien lo habían denunciado ante las autoridades era el personal del edificio donde se alojaba y los fue a increpar: “Agredió verbalmente a unas personas, lo que derivó en una nueva denuncia en su contra. Ahí la Policía volvió a tomar intervención pero no solo para notificarlo sino para detenerlo", expresó el comunicador en diálogo con TN.

El argentino, de quien no trascendió la identidad, fue puesto a disposición de la Justicia y durante el fin de semana se le informó los cargos que afronta: uno por violencia privada y cuatro por desacato. “Tiene 15 días de arresto domiciliario pero dentro de dos semanas la Justicia se va a expedir definitivamente y ahí puede haber consecuencias más graves”, concluyó Batista.

El gobierno del presidente uruguayo Luis Lacalle Pou anunció que en la temporada de verano cerrará las fronteras al turismo y, a quienes puedan ingresar porque están contemplados en una serie de excepciones, se les exigirá un PCR negativo de COVID-19, una declaración jurada sanitaria, una cuarentena obligatoria de una semana y además deberán tener descargada en su teléfono celular una aplicación específica.