Un hombre de 83 años conmovió en las últimas horas a Corrientes y el resto del país, luego de cumplir su sueño de recibirse de abogado.

Se llama Osvaldo Ojeda, tiene siete hijos y es chapista. "Comencé a estudiar a los 68 años, se me ocurrió hacerlo un día que nombraron a mi hijo fiscal de Instrucción en la localidad de Saladas, entonces me dije: mi hijo tiene que tener un padre abogado", contó en diálogo con Telam.

Y sumó: "Imagínese, yo soy chapista, trabajé durante 60 años en mi taller, estaba en las antípodas del derecho, era otra cosa, un sueño".

En ese sentido, quien cursó sus estudios en la Facultad de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE), contó que "se le metió en la cabeza" ser abogado. "Fue muy complicado para mí, me costó muchísimo, me enfermaba de los nervios, pero finalmente lo logré", afirmó.

"Me enfermaba por los nervios, en la época de exámenes. Me trató mal, pero lo superé", contó además sobre las internaciones que vivió en 2009, 2013 y 2016.

Respecto a cómo vivió los años de estudio, Osvaldo contó al medio que "durante los 15 años que cursé, me tuve que sentar adelante, en la primera fila, no porque quisiera, sino porque era la única forma de escuchar y ver bien".

"Todos me miraban y pensaban que era el profesor", recordó además sobre la relación con sus compañeros y su avanzada edad, y cerró: "Ellos (sus compañeros) hacían jodas y se mataban de risa, y cuando estudiábamos en grupo también era difícil para mí adaptarme, por eso les pedía a los profesores para hacer los trabajos solo, lo aceptaron y me fui acomodando"

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!