COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - La estimación se aplica para el grueso de usuarios de la provincia de Chubut, ubicados en un rango de consumo de entre 3.800 y 4.700 metros cúbicos anuales. Quienes califiquen para la tarifa social, que son los sectores de bajos ingresos, no sufrirá el aumento. Y hay un sistema de premios para quienes ahorren un 15% del consumo.

El aumento de la tarifa de gas tendrá en la Patagonia un impacto menor al del resto del país, en virtud de que continuará aplicándose parcialmente el subsidio que beneficia a esta región; aun así, el precio del metro cúbico en Chubut se elevará entre un 400% y un 500%, ya que entre los usuarios de consumo promedio pasará del valor actual de 0,20 centavos por metro cúbico a 0,80 centavos ó 1 peso, dependiendo de si el consumo registra un descenso en relación al mismo período del año anterior.

Así lo explicó en el programa Actualidad 2.0 Rodrigo Espinosa, gerente institucional zonal de Camuzzi Gas del Sur, quien ofreció detalles de los alcances de la Resolución 28/2016 del Ministerio de Energía de la Nación, que establece los nuevos valores del gas en boca de pozo y su aplicación en las distintas regiones del país.

Para la Patagonia, el impacto será menor al del resto del país, en virtud de que continúa aplicándose parcialmente el subsidio que beneficia a los habitantes de la región. Sin embargo, el impacto será inevitable: el valor del metro cúbico de gas, que hoy se paga en 20 centavos, tendrá un nuevo valor, cuyo monto final dependerá de la categoría del usuario residencial y de la capacidad que éste tenga para lograr un ahorro en el consumo. Así, dependiendo de la ubicación en la pirámide consumo, el usuario podrá beneficiarse con un 20, 30 ó 50% de descuento en el valor final, siempre que en el período medido haya registrado una merma del 15% en el consumo de gas.

DIME CUANTO CONSUMES Y TE DIRÉ A QUE CATEGORIA PERTENECES

Espinosa explicó que los usuarios se dividen en distintas categorías: las 4 primeras quedan incluidas en la denominada R 1, con consumos inferiores a 3.800 metros cúbicos anuales. En esos casos, si el usuario logra ahorrar un 15% el consumo (comparado con el mismo mes del año anterior), el beneficio alcanza un 50% del valor final (en otras palabras, mantiene la mitad del subsidio actual).

Los siguientes grupos de usuarios se ubican en las denominadas categorías R 3-1 (3.800 a 4.750 metros cúbicos anuales), R 3-2 (4.751 a 5.700 metros cúbicos anuales); y R 3-3 (5.701 a 6.850. En este caso, siempre que demuestren el ahorro, el descuento será de 30%. Finalmente, la categoría 3-4, que es la de mayor capacidad de consumo (más de 6.851 m.3 anuales), tendrá un beneficio del 20%, siempre con la condición de reducir el consumo en al menos un 15%.

De todos modos, Espinosa advirtió que esto no se puede trasladar de modo lineal al valor final de la factura: no podría afirmarse hoy que si un usuario paga hoy 200 pesos, pasaría a pagar 800 ó 1.000 pesos. “Son muchas las variables que intervienen y no se puede dar un número final, porque depende de la categoría del usuario, de si ahorra o no en el consumo y además, el ahorro puede provocar que un usuario pase a una categoría menor, donde los precios de referencia son menores”, explicó. Advirtió además que la próxima factura, a emitirse en mayo, tendrá valores de marzo (tarifa vieja) y de abril (tarifa nueva), por lo que recién en los meses posteriores (que son además, los de mayor consumo) se podrá verificar en concreto el impacto en el monto final.

TARIFA SOCIAL

El nuevo sistema además establece criterios para acceder a la llamada tarifa social, en cuyo caso se mantiene el 100% del subsidio actual, evitando el incremento tarifario. Hay 8 situaciones por las que se puede acceder a este beneficio: jubilados y pensionados que perciben menos de 9.000 pesos (2 salarios mínimo, vital y móvil). Empleados en relación de dependencia que perciben menos de 12.120 pesos; beneficiarios de programas sociales; monotributo social; empleadas de servicio doméstico; quienes posean certificados de desempleo o discapacidad. En todos los casos, inician el trámite en oficinas de Camuzzi, que entrega un certificado provisorio, debiendo luego ser confirmado por parte del Enargas.

QUIENES SE BENEFICIAN

Espinosa destacó que con esta adecuación tarifaria se apunta a que el Estado pueda redireccionar recursos a otros sectores sociales. Además, ponderó que se benefician las provincias productoras de gas, como Chubut, ya que al elevarse el precio del fluido, mejora también su ingreso por regalías. Se apunta además a promover un uso racional del recurso, de allí la creación del sistema de incentivos y compensaciones para quienes ahorren gas. Y se mejora la situación de las distribuidoras, lo que posibilitaría mejorar la calidad del servicio, seriamente deteriorado en los últimos años.

La aplicación de la readecuación tarifaria se da en forma distinta en la región, ya que depende de los rangos de consumo. Así, puede haber variaciones no sólo entre Chubut y Santa Cruz, sino también entre diferentes regiones de una misma provincia.