COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - La Asociación de Prestadores de la Salud del Interior del País remarcó en un firme comunicado difundido en las últimas horas que "venimos haciendo un enorme esfuerzo físico, profesional y económico para sobrellevar la atención de la salud ante la Pandemia Covid 19 y demás patologías en general, como queda evidenciado con los resultados sanitarios obtenidos. Para ello el estado nacional y provincial colaboró con recursos para el pago de sueldos al personal, la rebaja transitoria de impuestos y otras ayudas inestimables".

Mantuvimos las puertas abiertas y toda nuestra capacidad prestacional estuvo a disposición de la comunidad, de manera coordinada con el sector público, a pesar de la brutal caída de nuestros recursos y el incremento desmesurado del costo sanitario que supera cualquier índice de medición.

"No todos nos entendieron y acompañaron con la responsabilidad que la situación requería. La mayoría de los financiadores de la salud: PAMI, Obras sociales provinciales, nacionales, sindicales y empresas de medicina prepaga (en especial estas últimas) no han actuado con la solidaridad que el momento requería, ni han ajustado aranceles como habían prometido, lo que nos hubiera permitido seguir cumpliendo nuestro rol esencial en plena pandemia", manifestaron.

"El trabajo prestacional desplegado ha sido arduo y la comunidad nos aplaudió cuando nos necesitó; ahora, de no mediar una modificación en el financiamiento o un incremento en los aranceles compensatorios, sucumbirá la actividad prestadora del interior del país, lo que ocasionará graves y tristes consecuencias para la población", advirtieron.

Se conformó la Asociación de prestadores de salud del interior: duro reclamo contra obras sociales y prepagas

"Ante esta alarmante realidad, hemos constituido Salud Federal, una asociación conformada por los principales prestadores sanatoriales del interior de nuestro gran país, con el firme objetivo de defender nuestra subsistencia y hacer oír nuestra voz urgentemente, junto a las organizaciones y cámaras gremiales empresarias existentes que nos apoyan.

En este momento crucial el Estado anuncia y se dispone a ejecutar la próxima finalización de los ATP; las empresas de Medicina Prepaga se niegan a cumplir con los acuerdos arancelarios pactados y las obras sociales y el PAMI son renuentes a otorgar mecanismos de incrementos, los que ya han sido reclamados y resultan absolutamente imprescindibles", añaden en el comunicado.

"Es evidente que el virus persiste en su agresividad y, tal como viene ocurriendo en el hemisferio norte, las segundas y terceras olas de contagios son más intensas y están en el horizonte cercano, por lo que constituyen amenazas concretas que requieren alerta y previsiones inmediatas para contenerlas.

Los prestadores privados atendemos el 70% de la salud del interior del país, sin ayuda estatal, salvo la provocada por la Pandemia, con aumentos constantes de los costos (salariales, medicamentos, insumos, servicios, tarifas) en porcentajes que superan cualquier índice usual, con una caída vertical del flujo de pacientes NO COVID, manteniéndonos en funcionamiento la totalidad de las entidades, con aranceles atrasados y no compensatorios de los costos, y el mantenimiento de un sistema de módulos imposible de sostener por la ostensible desactualización del valor de todos sus componentes.

Exhortamos a los destinatarios de este verdadero clamor para la toma de conciencia de la gravedad del momento y para la adopción inmediata de las medidas reclamadas.

También nos dirigimos a las autoridades estatales de todos los niveles y jerarquías, tanto nacionales como provinciales, para que adopten las acciones que estamos propiciando antes de que sea demasiado tarde, porque la que está en riesgo en este momento crítico es la salud del 70% de la población del país", cierra el comunicado.