El hombre más odiado por Al Qaeda, y a quien la organización terrorista islámica había puesto precio por su cabeza, murió este domingo en un accidente de tránsito en Dinamarca.

Se trata de Lars Vilks, dibujante francés que vivía bajo custodia tras dibujar al profeta Mahoma con cuerpo de perro en 2007, desatando la ira de los fundamentalistas islámicos que habían ofrecido una recompensa de 100 mil dólares por su asesinato.

"Es objeto de investigación como cualquier accidente de tránsito. Como hay dos policías implicados, se abrió una investigación a cargo de una sección particular de la fiscalía", indicó un portavoz de la policía local luego de que se supiera que el caricaturista se encontraba con los dos hombres que le hacían de custodia al momento del accidente.

Según se supo, el siniestro vial tuvo lugar el domingo por la tarde en la autopista E4 de la comuna sureña de Markaryd, cuando su auto chocó con un camión que circulaba en sentido contrario.

El vehículo policial en el que se trasladaban las víctimas atravesó una valla de seguridad, y tras la colisión, se prendió fuego.

"Que la persona que protegíamos y dos colegas hayan encontrado la muerte en esta tragedia es inconcebible y terriblemente triste", declaró Carina Persson, jefa de la policía regional.

Tras las amenazas de Al Qaeda Vilks había sido víctima de un ataque en 2015, cuando se celebraba un debate sobre la libertad de expresión en Copenhague, organizado tras el atentado mortal contra Charlie Hebdo en París.

Allí un joven palestino abrió fuego contra los presentes, resultando ilesos tanto el dibujante como el embajador de Francia