NORUEGA (ADNSUR) - Más de 20 personas murieron en Noruega tras recibir la vacuna de Pfizer contra el coronavirus, según confirmó la  agencia de drogas de Noruega, quien indicó que  registró 23 muertes "asociadas con la vacunación contra el Covid" de Pfizer-BioNtech, luego de que alertaran sobre los riesgos de la aplicación en los mayores de 80 años y pacientes con enfermedades terminales.

En la nota precisaron, que se detectaron "reacciones comunes a las vacunas con ARNm, como fiebre y náuseas, pueden haber contribuido a un desenlace fatal en algunos pacientes frágiles y ancianos".

Por su parte, el ente que regula los medicamentos en el país nórdico advirtió que las personas mayores de 80 años y los enfermos terminales pueden estar en riesgo de sufrir efectos secundarios fatales de la vacuna Covid-19. Y  aclaró que hasta el 14 de enero, se habían reportado 23 muertes que ocurrieron poco después de recibir la vacuna Covid-19

"Los informes sugieren que las reacciones adversas comunes a las vacunas de ARNm, como fiebre y náuseas, pueden haber contribuido a un desenlace fatal en algunos pacientes frágiles", explicó Sigurd Hortemo, médico jefe de la Agencia Noruega, señaló La Nación.

De las 23 muertes se evaluaron 13 y se llegó a la conclusión de que los efectos secundarios asociados con la vacuna pueden haber contribuido a reacciones graves entre pacientes "débiles y los ancianos". “Todas las muertes que ocurren durante los primeros días de la vacunación se evalúan cuidadosamente. No podemos descartar que las reacciones adversas a la vacuna que ocurren dentro de los primeros días después de la vacunación (como fiebre y náuseas) pueden contribuir a un curso más grave y un desenlace fatal en pacientes con una enfermedad subyacente grave", advirtieron.

Y también se indicó, que  en la campaña de vacunación del país para personas mayores, muchas de las cuales están en hogares de ancianos con afecciones subyacentes graves, "se espera que ocurran muertes cerca del momento de la vacunación".

Pfizer dijo en un comunicado que junto a BioNTech están trabajando con el ente regulador noruego para investigar las muertes en ese país.