En septiembre de 2016 la planta textil de Guilford cerró dejando a más de 287 personas sin trabajo. Mañana sábado 13 de noviembre se llevará adelante otro remate con el fin poder cancelar la deuda con 17 trabajadores. Aún queda maquinaria por rematar para destinar lo recaudado a otros grupos de trabajadores, que todavía no pudieron acceder al pago de la deuda que tiene la empresa con ellos.

Como explicó el abogado Jorge Echelini, representante de los trabajadores desde el inicio del conflicto, las máquinas están embargadas en el juicio laboral, son la garantía de que los trabajadores puedan acceder al dinero. “En base al embargo salen a subasta, las máquinas valen lo que se pague. Cada trabajador tiene un monto reclamado, ese monto está reconocido en una sentencia y después lo único que hay para pagar, es lo que se saque a remate en la máquina. Una vez que los compradores paguen, eso se divide y es lo que se va pagar a cada uno de los trabajadores” describió el abogado laboralista.

Ya sucedió en remates anteriores que las máquinas no se vendieron, en ese caso, “terminé comprando las máquinas por el capital de los actores, y después los trabajadores terminaron negociando o vendiendo las máquinas” reveló.

La presencia del Dr. Echelini en el remate es crucial para sostener el valor de la sentencia, en varias oportunidades el abogado compró por el valor de la sentencia y después, los trabajadores les dieron un valor de venta a cada una, con el fin de acceder al dinero de la deuda.

Dr. Jorge Echelini, abogado laboralista.
Dr. Jorge Echelini, abogado laboralista.

CHUBUT SIN MERCADO TEXTIL

La puja por el valor en el remate es crucial, no solo para la sentencia, sino para el valor que se les da a las máquinas, dado que en la zona no hay un mercado textil, todos los interesados en comprar llegan desde Buenos Aires y manejan valores diferentes.

"La subasta será presencial, mañana (el sábado) al mediodía. Las máquinas han sido vistas por los interesados, esa es la primera parte, luego se hace el llamado, se pone el lote a la venta y los que están pueden participar haciendo ofertas o pujando por las ofertas que hay, dentro de la cual, voy a estar yo", comentó el abogado.

En los remates anteriores lograron vender las máquinas y eso alcanzó para pagar el monto histórico reclamado, en esta oportunidad esperan lo mismo. Aunque lamentablemente las máquinas se encuentran en estado de abandono, hace 5 años y fueron víctimas de vandalismo. En los últimos años, ingresaron más de 7 veces a la fábrica y las dañaron.

“La fábrica no tenía dueños y quedó a la buena de Dios, las máquinas hoy son obsoletas en el mercado, lo que eso dificulta el valor de la venta. Además son máquinas que no estuvieron funcionando durante 5 años, que están llenas de tierra” expresó el Dr. Echelini.

En los remates anteriores las máquinas estaban en mejor estado, pertenecían a la planta del barrio Industrial, donde la situación es distinta a la planta de Km8. Igualmente Echelini comentó que hay expectativas, aunque el mercado es muy reducido.

Este sábado se rematarán máquinas de la planta de Guilford de Km8
¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!