ESTADOS UNIDOS -  Las autoridades sanitarias de Estados Unidos informaron que tres nuevos pacientes murieron en el estado de Washington debido al nuevo coronavirus, elevando la cifra total a cinco muertos en el país por el COVID-19.

Se trata de tres pacientes de edad avanzada, dos de los cuales residían en una residencia de ancianos donde una cincuentena de personas mostraron síntomas similares a los de la enfermedad. La otra es una mujer de entre 80 y 90 años, de la que ya se había informado que estaba en estado "crítico", aseguró Jeffrey Duchin, del Departamento de Salud Pública de Seattle en conferencia de prensa.

El sábado pasado se había reportado en Washington la primera muerte de los EE.UU. y de todo el continente americano por el coronavirus, y un día más tarde la segunda, también en el condado de King. Las cinco muertes se produjeron en el hospital EvergreenHealth de Kirkland.

El gobernador Jay Inslee, declaró el sábado un estado de emergencia por el elevado número de contagios en la zona y el hecho de que varios de los enfermos no tuvieron contacto con nadie que hubiera visitado China u otras zonas de alto riesgo de coronavirus. Algunos científicos temen que la enfermedad se haya expandido durante semanas sin que nadie la detecte.

Por su parte, su par de Florida, Ron DeSantis, adelantó que los dos casos de coronavirus COVID-19 confirmados en tal estado "no serán los únicos" que se registrarán, aunque señaló que el nivel de amenaza de la enfermedad "se mantiene bajo".

Los dos contagiados son una mujer que había viajado recientemente a Italia, que es uno de los países más afectados por el virus, mientras que el otro individuo es un varón de unos sesenta años que no había tenido contacto aparente con ninguna persona que hubiera viajado a alguno de los focos de infección. Ambos están estables.

La OMS aumentó este fin de semana a nivel "muy elevado" (el máximo) la amenaza del coronavirus y que creerse protegido sería "un error fatal". La agencia de Naciones Unidas recordó que los síntomas son benignos para la mayoría de enfermos, importantes (neumonías) para el 14% y que el 5% de personas afectadas están en estado crítico. La tasa de mortalidad parece ser de entre el 2 y el 5%, según la OMS.

La epidemia superó este lunes los 3.000 muertos y el número de personas infectadas sobrepasa los 89.000. Se reportaron casi nueve veces más casos fuera de China que dentro del territorio en las últimas 24 horas. Los casos nuevos en China disminuyeron a su nivel más bajo en seis semanas y cientos de pacientes fueron dados de alta de los hospitales en el epicentro del brote viral.

Fuente: Clarín