COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - El prolongado aislamiento por la pandemia de coronavirus complicó la situación económica y laboral de muchas familias. Así comienza la historia de estas cinco mujeres que se quedaron sin trabajo y decidieron llevar adelante juntas un proyecto que pondría alimentos frescos en sus mesas. 

Florencia Calapeña es la impulsora del proyecto. Ella es de Salta y desde muy chiquita conoce todo lo que es la siembra, aunque reconoce que tenía "mucha teoría y poca práctica". Decidió hacer su huerta e invitó y enseñó a sus amigas para que cada una tenga la suya propia.

En plena pandemia, un grupo de mujeres de Comodoro creó una Huerta Familiar

La huerta está ubicada en cerro del barrio Abel Amaya, en el final de la calle Padre Corti. Con asistencia del programa Pro-huerta que coordina el INTA en Comodoro, tienen frutales de duraznos, manzanas, peras, damascos, uvas, melones y sandías, entre otros cultivos, todos orgánicos, sin fertilizantes químicos.

En plena pandemia, un grupo de mujeres de Comodoro creó una Huerta Familiar

Además de cosechar para consumo propio, venden a través de Facebook (Mujeres Unidas) algunos de sus productos a precios muy accesibles y hasta coordinan acciones solidarias.

En plena pandemia, un grupo de mujeres de Comodoro creó una Huerta Familiar