ESTADOS UNIDOS (ADNSUR) - Una trabajadora de la salud en Alaska, en Estados Unidos, tuvo una grave reacción alérgica después de recibir la vacuna contra el coronavirus de Pfizer Inc., informaron este miércoles los diarios The New York Times y The Washington Post, citando a personas familiarizadas con los informes sobre la salud de la persona.

La reacción alérgica ocurrió el martes y la persona estaba en condición estable después de ser hospitalizada. Según un funcionario del hospital citado por The New York Times, la mujer de mediana edad no tenía antecedentes de alergias, pero tuvo una reacción anafiláctica que comenzó 10 minutos después de recibir la vacuna en el Hospital Regional Bartlett en Juneau, Alaska. La reacción incluyó enrojecimiento de la piel y falta de aliento.

La doctora Lindy Jones, directora médica del departamento de emergencias del hospital, dijo que la reacción disminuyó poco después de que la trabajadora fuera tratado con epinefrina. Dijo que la trabajadora seguía entusiasmada por haber recibido la vacuna y que se le daría de alta más tarde este miércoles. “Está sana y se encuentra bien”, dijo Jones.

Una portavoz de Pfizer, Jerica Pitts, advirtió que la empresa todavía no tiene todos los detalles del caso pero está trabajando con las autoridades sanitarias locales.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) ha aconsejado a las personas con alergias que consulten a sus médicos para asegurarse de que no son alérgicos a ninguno de los componentes de la vacuna.

El regulador de medicamentos del Reino Unido dijo a principios de este mes, después de detectar dos informes de reacciones alérgicas graves en el país, que cualquier persona con un historial de anafilaxia a un medicamento o alimento no debería recibir la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19 .

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC) también han publicado orientaciones sobre las posibles reacciones anafilácticas. Las personas con un historial de reacciones fuertes “todavía pueden recibir la vacuna, pero deben ser aconsejadas sobre los riesgos desconocidos de desarrollar una reacción alérgica grave y equilibrar estos riesgos con los beneficios de la vacunación”, dice la guía de los CDC.

Los científicos no saben con precisión qué componente de la nueva vacuna está implicado en la respuesta alérgica grave de Alaska y las dos británicas.

Los voluntarios del ensayo clínico de Pfizer de 44.000 personas eran excluidos si tenían antecedentes de reacciones alérgicas a las vacunas. En general, el ensayo no encontró problemas de seguridad serios, pero los reguladores y la compañía continúan monitoreando los eventos adversos después de la vacunación.

Estados Unidos está vacunando a unos tres millones de personas esta semana con las dosis de Pfizer, y esperan llegar a un total de 20 millones de personas este mes si se aprueba la vacuna desarrollada por Moderna.

Fuente: Infobae con información de AFP y Reuters