Este martes, desde la Unión Transviario Automotor (UTA) anunciaron que ante la falta de respuesta al pedido salarial presentado en esta jornada en el Ministerio de Trabajo de la Nación, el próximo viernes 26 de noviembre realizarán un paro por 24 horas a partir de las 00hs como medida de fuerza ante la falta de certezas a los reclamos planteados.

En un comunicado oficial, informaron que pretenden "para los trabajadores del interior, el mismo incremento salarial que se ha acordado hace más de un mes con los compañeros del AMBA" y agregaron "los tiempos de los trabajadores se han agotado".

Con la firma de Roberto Fernández, el secretario general de la UTA, se enfatiza que el gremio que representa a los choferes de colectivos no permitirá “salarios por debajo de la inflación. Por eso hemos resuelto un paro de actividades por 24 horas para todos los trabajadores del transporte de pasajeros de corta y media distancia del interior del país, desde la hora cero del viernes 26 del corriente”.

Choferes de Comodoro anuncian adhesión al paro 

Desde la seccional UTA de Comodoro Rivadavia, ya informaron que adherirán a la media: "Queremos el mismo aumento que ya se dio en el Área Metropolitana Buenos Aires, a igual trabajo se debe remunerar el mismo salario”, dijo Fabián Huencheque, desde el gremio local, ante la consulta de ADNSUR.

“Ponemos en conocimiento de los trabajadores, las autoridades y de la opinión pública en general, que no hemos tenido respuesta alguna al pedido salarial formulado en la audiencia del día de la fecha en el Ministerio de Trabajo de la Nación, sin contar con ningún tipo de certezas respecto a los aumentos salariales reclamados”, expresa el comunicado emitido por el gremio a nivel nacional.

En el texto señalan además que la responsabilidad de las consecuencias surgidas del conflicto serán atribuidas a la negativa ante el reclamo para que los trabajadores del interior logren la misma equiparación salarial que se dio a los choferes del AMBA, en un conflicto que tuvo una etapa similar en el mes de junio.

En ese momento se planteó que el problema pasa no sólo por el sector empresario, sino por el Ministerio de Transporte de la Nación para reconocer un mayor aporte de subsidios hacia las empresas del interior del país, ya que las cargas son similares. Mientras en el AMBA se concentran 17.000 unidades y 43.000 trabajadores, en el interior se distribuyen 12.000 unidades y 32.000 trabajadores.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!