TUCUMÁN (ADNSUR) - Una mujer de 76 años buscaba elementos en una habitación de su casa que estaba en desuso, el piso cedió y cayó por lo menos tres metros bajo tierra. Tuvo que ser rescatada por los bomberos y la familia pide la intervención de Defensa Civil para tapar la enorme fosa.

El accidente ocurrió el pasado domingo en la capital de Tucumán. María Romero, de 76 años, se dispuso a buscar algunos elementos que tenía guardados en una vieja habitación, que en el pasado funcionaba como su dormitorio matrimonial (y hoy convertido en una suerte de viejo depósito). 

Isabel, su hija, contó que en más de una oportunidad ya le había advertido a su madre que no ingresara en la precaria construcción, ya que los techos se encuentran en mal estado y temía por su seguridad, informó TN.

Lo que nunca se imaginó es que lo que podía colapsar era el piso del terreno. Grande fue el susto y la sorpresa cuando ese domingo mientras María buscaba goma espuma para confeccionar unos almohadones, literalmente la tierra se la tragó. El piso debajo de sus pies se partió descubriéndose un inmenso pozo de más de cinco metros de profundidad. En la desesperada caída la señora logró sostenerse con sus brazos y quedó inmovilizada a unos tres metros bajo tierra.

Una de las nietas que la acompañaba en ese momento alertó a sus familiares del accidente. Rápidamente acudieron al lugar policías y bomberos que lograron rescatar a la mujer, para lo que debieron usar una larga escalera y arneses de seguridad. Una ambulancia del Sistema 107 la trasladó al Hospital Centro de Salud, donde la asistieron por politraumatismos.

De acuerdo a lo que manifestó la familia, María Romero sufrió solo golpes y una luxación en el hombro izquierdo. Dadas las circunstancias y el hecho consideran que fue un milagro que la mujer no resultara con heridas más graves. Además, piden que las autoridades extremen las medidas de seguridad y tapen el profundo pozo que ellos desconocían existía debajo de su casa donde habitan junto a sus pequeños hijos.