BAHÍA BLANCA - Durante los seis meses que vivieron entre Bahía Blanca y Punta Alta, los mellizos africanos abandonados hace dos semanas en una comisaría tuvieron contacto con algunas familias. Al salir del colegio o del club en el que jugaban al básquet, en ocasiones, los recibían en sus casas. Son las familias del puñado de amigos que alcanzaron a hacer en ese breve lapso que pasaron en la ciudad bonaerense hasta que se mudaron al sur.

Ellos fueron de los primeros que se acercaron al centro de abrigo del municipio bahiense donde están alojados, luego de que se difundiera que su “papá adoptivo” los había dejado en una seccional policial.  Ahora, esas familias, están en la primera línea de opciones para que los hermanos de 6 años encuentren un nuevo hogar.

Es la premisa que guía, al menos, al tribunal de familia 3 de Bahía Blanca y el Servicio Local de Niñez, dos de los varios organismos que intervienen en el rompecabezas del caso. Allí se ocupan de proteger y garantizar los derechos de los pequeños, amparados por la ley provincial 13298.

Por una presunta violación a esa norma, fue que desde la comisaría de la Mujer elevaron una denuncia ante la Unidad Funcional de Instrucción Judicial 8 el pasado viernes 20. Tres días antes, un hombre de 35 años, adujo “razones personales que dificultan su vinculación y sostenimiento de la vida familiar” para dejarlos en esa dependencia policial.

Acudió solo, con los hermanos, en su auto y dos bolsas con ropa. Luego de firmar un acta, retornó a San Martín de los Andes, donde se había radicado en febrero pasado con su mujer de 42 años, una hija de 11 y los mellizos.

En el tribunal bahiense mantienen entrevistas con las familias más cercanas a los hermanos para definir su futuro dentro del país. Desde Guinea Bissau, la responsable de la Casa Emanuel, donde los chicos fueron contactados por la pareja, dijo que una alternativa podría ser un hogar bahiense, donde ya vive un menor de ese centro, uno de los tres que funciona en ese país de África Occidental.

Como última opción aparece la posibilidad de recurrir al registro de adopción, donde, en el caso de los tribunales bahienses, hay más de un centenar de chicos que aguardan por una nueva familia.  Desde que el caso trascendió y se viralizó, más de quinientas personas del país y del exterior se comunicaron con las instituciones locales de minoridad para ofrecerse como hogar sustituto

Ocurrió luego de que la fiscalía general bahiense difundiera que se investigaba a un hombre, por presunto incumplimiento de los deberes de asistencia o posible fraude a la ley de Migraciones. Detalló que los niños “fueron traídos junto a su esposa en agosto de 2019, previo adoptarlos y haber convivido una semana juntos en el orfanato en que se encontraban”.

Dos semanas después de que se separaran de los mellizos, el hombre y su mujer no están imputados ni han sido aún llamados a declarar. Para avanzar eventualmente sobre ambos, la justicia precisa determinar primero la legalidad del vínculo entre la pareja y los hermanos.

Trascendió que ambos habían ingresado al país con una visa de turista o permiso humanitario. Esa documentación debía continuarse con un trámite interno de homologación que no se habría realizado. En la documentación recogida, los chicos figuran con nombres argentinos y el apellido del hombre que los dejó.

“Si son los papás es una cosa y sino lo son, es otra” explicó una fuente de la UFIJ 8 a Clarín sobre la continuidad de la causa judicial.  Allí aún aguardan por una respuesta desde Cancillería para determinar si existe la ruta completa del trámite de adopción. Mientras tanto, el tribunal de familia, ya tomó una decisión contra la pareja que los abandonó.

Les fijó que, hasta tanto se designe una familia sustituta, deban pagar al Estado una cuota alimentaria por la manutención de los chicos. Forma parte de una medida cautelar solicitada por la asesoría de incapaces de Bahía Blanca. Ese organismo es el que representa legalmente a los hermanos desamparados.