El despoblamiento en la Meseta Central del Chubut comenzó hace más de 70 años y las personas que se desplazan son migrantes ambientales, indicó Jorge Zavatti, docente de la UTN Facultad Regional Chubut, licenciado en Química y doctor en Ciencias del Mar que elaboró un documento en el que describió las razones del desplazamiento.

Zavatti indicó que si los Departamentos de Gastre y Telsen hubieran crecido al ritmo promedio de Chubut en las últimas décadas, contarían con al menos 37.000 habitantes, mientras que hoy son unos 3.000.

Zavatti, integrante de la Red de Académicos por una Minería Sustentable, dijo que en 1947 Gastre y Telsen tenían 3.361 y 2.708 habitantes, y que las estimaciones de 2019 dieron que los residentes en esos Departamentos eran 1.377 y 1.544 respectivamente. Así, en 74 años esas jurisdicciones perdieron el 59 y el 43% de los vecinos.

Sin embargo, en el mismo período, Chubut multiplicó sus habitantes por 6,6: de 92.456 en 1947 se pasó a la estimación de 608.729 en 2019.

Por ello, concluyó que si la cantidad de habitantes de Gastre y Telsen hubiera crecido al mismo ritmo que la población de Chubut, en 2019 se podrían haber estimado 22.183 y 17.873 para esas jurisdicciones. 

“Planteamos que la gente se está yendo de la región en condición de migrantes ambientales”, sostuvo Zavatti en declaraciones a LU20 Radio Chubut.

Explicó que “migran porque el ambiente y las actividades que se pueden realizar en el ámbito de la Meseta o de esos Departamentos no les permiten desarrollarse y establecerse en el lugar donde nacieron”.

Enfatizó que “si las poblaciones que en 1947 tenían 3.000 habitantes en cada Departamento hubieran crecido al mismo ritmo de Chubut, hoy tendrían 37.000 o más habitantes”, con lo cual, estimó, “les alcanzaría para tener al menos un diputado en la Legislatura”, debido al mayor peso territorial.

Zavatti mencionó que el concepto de migrante ambiental “es relativamente nuevo”, y que “es una condición que está siendo reconocida por las Naciones Unidas”.

“En la Meseta del Chubut hay migrantes ambientales desde hace varias décadas”, ya que, entre otros factores, “la actividad ganadera dejó de ser rentable y se perdieron majadas”.

“El número de cabezas de ganado está hoy al 30% de lo que era en 2000: había entre 700.000 y 800.000, y hoy hay menos de 200.000”, cuantificó.

Sumó también como factores “la desertificación, el puma que avanza, la incomunicación”, y puso como ejemplo de ello que “Gastre hace poquito que tiene señal de 3G, pero no cuenta con 4G en el celular”.

Ante ello mencionó que “ha habido una corriente migratoria desde el interior de los pueblos de esos Departamentos a la zona del Valle, Comodoro, Madryn, en busca de oportunidades y de crecimiento”.

En este marco dijo que el Estado, “en el contexto de sus posibilidades, está sosteniendo la sobrevivencia en esos pueblos”, a través de una estación de servicio de Petrominera, de la escuela, de la Comisaría, del hospital y del Banco del Chubut.

“Estuve hace dos semanas en Gastre y el paisaje es muy lindo pero se ven muy pocas ovejas. Hay pueblos que sostienen su esperanza en el desarrollo de la minería. La gente quiere quedarse, quiere crecer y desarrollarse donde nació, de donde es su familia y son sus padres”, indicó.

Y recordó que los habitantes “cada día 20 del mes marchan en esos pueblos pequeños para marcar su necesidad de ser escuchados y de avanzar con una zonificación para el desarrollo de la minería que lleva ya casi 20 años de demora”.